El papa afirma que la fe no puede justificar una guerra