Pandemia: los tres récords que ubican a la Argentina entre los países más afectados por el Covid

·6  min de lectura
Bariloche registró un 98,14% de ocupación de las camas de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) esta semana
Télam Agencia de noticias

La Argentina atraviesa el peor momento de los 442 días que lleva en el país el coronavirus Covid-19. En la última semana, el país alcanzó sus mayores registros de muertos, nuevos infectados e internados en Unidades de Terapia Intensiva (UTI), en la previa al nuevo confinamiento que rige en gran parte del territorio nacional.

En el mundo, los casos y fallecidos comienzan a descender en varios países, a raíz de las vacunaciones y por el ingreso a temporadas más cálidas. Los números locales se contraponen a esas postales de mayor apertura.

En concreto, según los datos oficiales que publica cada día a las 17.04 el Ministerio de Salud de la Nación en su web, en la última semana se notificaron 223.748 casos, lo que da un promedio diario de 31.964. El promedio de la semana pasada había sido de 22.111. Es decir, se registró una suba cercana al 31%. De esta forma se aceleró el incremento semanal que en los siete días previos, respecto de los siete anteriores, había sido cercano al 8%.

El segundo de los tres récords que se lograron entre el domingo 16 y este sábado 22 de mayo fue el recuento de muertos, notificados en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud (SNVS). En los últimos siete días se reportaron 3435 muertos, lo que da un promedio diario de 491.

Por otra parte, ayer eran 6138 las personas que cursaban la enfermedad en Unidades de Terapia Intensiva (UTI), récord desde el comienzo de la pandemia, lo que significó una suba de 621 casos en la última semana. La ocupación de camas UTI, más allá de la dolencia que explique la internación del paciente, a nivel nacional promedia el 74.1%, mientras que en el AMBA llega al 77.1%. Valores máximos también para lo que va de la pandemia.

Un nuevo fenómeno: las tres olas a la vez

Los expertos, a lo largo de la pandemia, habían indicado que cuando se produce un fenómeno de suba rápida de casos, conocido como “ola”, dentro de la misma se pueden identificar a su vez “tres olas” con una diferencia de entre 10 y 14 días entre cada una.

El concepto, que se veía reflejado en las estadísticas, mostraba que luego de alcanzar el pico de una ola de contagios se debía esperar entre 10 días y dos semanas para que se produjera el mayor número de cuadros graves ingresados en UTI. Una vez alcanzado ese número máximo de ingresos, recién se debía esperar entre 10 días y dos semanas más para ver el pico de fallecidos de esa ola.

Sin embargo, en la actual semana, la Argentina alcanzó los tres récords: contagios, internados y fallecidos.

Ante este panorama, consultado por LA NACION, Eduardo López, médico infectólogo y jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, explicó que este fenómeno de las tres olas puede no ser siempre lineal y que, en esta oportunidad, aparecen nuevas variables. “Por un lado, tenemos la circulación de nuevas variantes del virus que son más contagiosas, pero también tenemos una baja en la letalidad en los adultos mayores de 80 años donde ya se vacunó a más del 70% de las personas. Esto hace que las personas internadas también sean más jóvenes, en promedio, y estén más días en camas UTI. Lo que se tiene que lograr con estas restricciones es aplanar la curva de casos y que no sigan subiendo. Sin embargo, la tensión en el sistema de salud seguirá por un tiempo por el porcentaje de personas que ya están infectadas y que necesitarán esos cuidados”, dijo López.

Esta nueva realidad sitúa a la Argentina en el podio de los países más afectados por la pandemia, según los datos difundidos por diferentes sitios que recopilan el paso del coronavirus Covid-19 en cientos de naciones.

Tal es el caso de Worldometers, que sitúa a la Argentina en el tercer lugar del podio mundial de contagios totales de los últimos siete días. El primero es India con 1.912.826, el segundo es Brasil con 454.843 y tercero está nuestro país con 223.748.

En el mismo registro, la Argentina figura en el cuarto lugar, detrás de India, Brasil y los Estados Unidos, como el país con mayor cantidad de muertos reportados la última semana. También está entre los lugares más altos del ranking si se mira estos datos en función de la población: quinto en contagios por millón de habitantes y cuarto en muertos por millón de habitantes.

Coronavirus en la Argentina: reportan 297 muertos y 32.171 nuevos contagios

“Cierres intermitentes”, lo que podría venir después del confinamiento

Con este panorama, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, reafirmó que las nuevas medidas restrictivas que comienzan a regir hoy son “intensivas, focalizadas y transitorias” y dijo que, en caso de ser necesario también “habrá cierres intermitentes” durante el invierno cuando “el riesgo sea mayor”.

“Cada medida se va analizando cuidadosamente en función de la situación epidemiológica, la fuente de los contagios y la velocidad”, dijo Vizzotti esta mañana, en declaraciones a Radio Diez, y agregó que “en caso de ser necesario habrá cierres intermitentes”.

El aislamiento estricto que comenzó a regir hoy y seguirá hasta el 31 de mayo en las zonas del país bajo “alto riesgo” o “alarma epidemiológica y sanitaria” es “algo intensivo, focalizado y transitorio, y luego se va a evaluar el impacto”, explicó la funcionaria.

“Los próximos meses son de más riesgo, por el invierno. Vamos a ir monitoreando y en caso de ser necesario habrá cierres intermitentes”, añadió, y se mostró expectante en poder “disminuir la circulación en estos nueve días”.

La ministra remarcó la importancia de “escalar en el proceso de vacunación de personas de riesgo a las 15 millones de personas que tienen más riesgo de tener complicaciones y fallecer”. “Estamos analizando con la Comisión Nacional de Inmunizaciones cómo seguir y con qué población continuar vacunando”, dijo.

Por otra parte, manifestó que en las provincias “no hay demora en aplicar las vacunas, sino en el punto de la notificación o en el interfaz en los sistemas de información”.

“Las vacunas llegan al país, se distribuye a las provincias y se notifican las provincias como registradas; hay un momento donde Argentina tiene más dosis que las distribuidas porque está haciendo esa liberación y distribución”, dijo.

En ese momento, apuntó que “nos quedamos con un stock mínimo para dar respuesta a cualquier situación epidemiológica o de logística que se pueda presentar”, y “la única vez que hubo un poco de demora fue esta última vez con 500.000 Sputnik que estuvieron más tiempo, porque eran de una plaza nueva para liberar”.

“Por eso queremos llevar tranquilidad, estamos viendo esta semana y la que viene con la llegada del componente dos para completar el proceso de vacunación de la Sputnik V”, añadió.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.