Ante la pandemia, personal médico exhausto cuelga la bata

Nolwenn Le Bonzec, una antigua enfermera que dejó su trabajo en el hospital de Saint-Luc para ser pastelera, en Bruselas, Bélgica, el 6 de noviembre de 2020