La pandemia fue un obstáculo que Burden Wellnes logró vencer en SLP

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., noviembre 18 (EL UNIVERSAL).- La pandemia por Covid-19 consumió a muchos pequeños comercios, pero también afloró nuevos emprendedores, tal es el caso del potosino Carlos Alba Reynaga, a quien la pandemia le puso a prueba como emprendedor por la crisis económica que pasó, pero también fue su mayor "bendición" al lograr hacer frente a las adversidades y al día de hoy es uno de los emprendedores sobrevivientes a la crisis sanitaria.

Carlos Alba narra que previo a la pandemia renunció a su trabajo para emprender su proyecto Burden Wellness (carga bienestar), un evento deportivo que busca influir en las personas a través de una carrera con obstáculos.

Todo partió de una idea, sus inicios como emprendedor iniciaron con un gimnasio de cossfit que decidió abrir y administrar a la par de su trabajo como servidor púbico, autoemplearse comenzó tras padecer varias veces el desempleo durante los cambios de administración pública.

Recuerda que "esos vaivenes en la política de si tendrás chamba o no" le hicieron reconsiderar que no debía apostar todo a un trabajo que podía ser seguro por unos años, pero después de ese tiempo no era seguro.

Alba Reynaga nació y creció en San Luis Potosí, pero sus estudios universitarios los realizó en la Ciudad de México en la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública, tras titularse encontró trabajo en la administración pública, específicamente durante las gestiones de Marcelo Ebrard en la Ciudad de México, con Mario García Valdez en la capital potosina y la Procuraduría de San Luis Potosí, a la que decidió renunciar un año previo a que iniciará la pandemia en el 2019.

Los deportes y las carreras con obstáculos siempre fueron de su interés y las practicó de manera recreativa, incluso inició con eventos pequeños y con los usuarios de su gimnasio de crossfit, y fue así como nació Burden Wellness.

El proyecto logró crecer y llegó en el año 2018 a León, Guanajuato; Tapalpa, Jalisco, y en Armadillo de los Infante, en San Luis Potosí.

Tras los resultados y siguiendo su gusto por los deportes, decidió renunciar a su último trabajo como servidor público para dedicarse completamente a emprender con su programa deportivo Burden.

Carlos Alba recuerda que al año de su renuncia e invirtiendo todo en su proyecto, llegó la pandemia, la cual recuerda cómo una época difícil como emprendedor de eventos deportivos debido a las restricciones sanitarias y la cancelación de eventos masivos que requerían movilidad y congregar personas.

Durante los días de encierro fue necesario entender la forma en cómo se toman las decisiones, a pesar de que el mundo no sea el mismo tras una crisis, siempre habrá una salida.

"Como emprendedor habrá muchas crisis y se debe aprender a renunciar o perder lo que ya no es posible sostener, pero igual se debe aprender a comenzar de nuevo. Es de esos fracasos o pérdidas donde se encuentran las mejores enseñanzas" agregó.

Durante los dos años de pandemia y para sostenerse económicamente, incursionó en la venta de artículos deportivos, pero también dedicó el tiempo para mejorar Burden, aunque éste quedó paralizado completamente.

"Es importante, como emprendedor, estar abierto a reconsiderar tus opciones. Al emprendedor se le enseña estar firme, ser perseverante, pero también es importante saber que es necesario comenzar de nuevo y recordar el origen que nos impulsa", dijo Alba Reynaga.

Durante la crisis por la emergencia sanitaria "como a muchos de nosotros la pandemia nos dio mucho qué pensar, yo me cuestioné sobre lo que quería con Burden, me pregunté si sólo quería hacer carreras y obtener ganancias o contribuir en las personas", añadió Reynaga.

Mientras se encontraba con una inversión detenida y haciendo ventas con artículos deportivos para subsistir económicamente, Carlos comenzó a estudiar y explorar temas relacionados con el deporte y la salud mental, y fue así como el concepto de Burden cambió, mucha inspiración se debió a las adversidades y cambios que dejó la pandemia, y este proyecto deportivo dejo de ser solo una carrera con obstáculos.

"Las personas que participan en Burden pasan por muchas cosas, por ejemplo, deben entrar a contenedores o albercas con agua y hielo, de entrada es un shock de temperatura, también se exponen a subir a obstáculos que están a 5 metros de altura, hay obstáculos que deben superar con los ojos vendados, es decir, está pensado en el desarrollo personal de las personas y en su resiliencia ante lo adverso o imposible de llegar a lograr. Cada obstáculo está nombrado de acuerdo a temas que maneja la ciencia de la salud, el desarrollo personal y la psicología" detalló.

Actualmente, Burden es un evento deportivo que busca nuevos espacios y en su camino pretende dejar una enseñanza personal a cada participante mediante obstáculos pensados para poner a prueba su resiliencia.

"Me importa poder salir económicamente, como cualquier emprendedor, pero ahora tengo una visión diferente de Burden y realmente quiero intentar mejorar vidas o percepciones a través de una experiencia", comentó.

Una de las tantas enseñanzas que nos dejó la pandemia fue hacer necesario el pensar sobre las conexiones humanas, su fragilidad y también en las renovaciones personales y laborales, sobrevivirán de las crisis aquellos que se atrevan a mostrar sus aptitudes y habilidades sin miedo a buscar autoemplearse y atravesar todo lo que tiene por enseñar el emprendimiento.