Amplio triunfo de Morales en Jujuy, sobre un kirchnerismo fragmentado

·4  min de lectura
Gerardo Morales votó antes de viajar a Buenos Aires para participar en la ceremonia por los muertos por Covid
Twitter

Amparado en el amplio triunfo electoral que obtuvo en las elecciones legislativas provinciales, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, se subió al tren de dirigentes radicales con aspiraciones de disputar la candidatura presidencial de Juntos por el Cambio en los comicios de 2023.

Al cierre de esta edición, escrutadas el 28,5% del total de las mesas, la suma de los frentes electorales oficialistas Cambia Jujuy (que responde a Morales) y Primero Jujuy (referenciado en el vicegobernador peronista Carlos Haquim), arañaban la mitad de los votos válidos (49,1%) , garantizándole al mandatario provincial continuar con el control de la Legislatura provincial hasta el final de su mandato.

El dato más relevante es que, en soledad, el frente que lidera Morales obtuvo casi el 42% de los votos y aspiraba a quedarse con 15 de las 24 bancas en juego.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Muy lejos quedó la lista del PJ-Frente de Todos, que con el 13,4% de los votos se ubicó como segunda fuerza provincial. El Frente de Izquierda, que contó con la presencia en la provincia del exdiputado nacional Nicolás del Caño, quedó como la tercera fuerza a nivel provincial, con poco más del 7,5% de los votos.

Vale aclarar que el peronismo se presentó dividido en cuatro opciones. Si al PJ-Frente de Todos se le suman los votos obtenidos por los frentes Todos por Jujuy (6,5%), Unidad para la Victoria (5%) y Jujuy Puede (2,7%), las listas referenciadas con la Casa Rosada y el kirchnerismo no alcanzaban el 30% del total de los votos emitidos.

También la fracción del PJ que responde al vicegobernador Haquim tuvo una mala performance, apenas por encima del 7% de los votos. Esta fuerte dispersión del voto peronista no hizo más que fortalecer el triunfo de Morales.

Sin posibilidades de reelección, ya que se encuentra en su segundo mandato consecutivo, a Morales no le queda otra alternativa que escapar hacia adelante y anotarse en la carrera presidencial para 2023 como piloto de la escudería radical, ya sea que el centenario partido compita en solitario en esos comicios o continúe como socio de Juntos por el Cambio.

También el radicalismo espera recolectar los beneficios de un triunfo de Morales en su disputa interna con el macrismo por el liderazgo de la coalición opositora de cara a las elecciones presidenciales de 2023.

Así lo dejó en claro el vicepresidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, José Cano (Tucumán). “Esta elección consolida el rol y la preponderancia que el radicalismo aspira a tener a partir de la experiencia que tuvimos entre 2015 y 2019” , afirmó el legislador nacional en una conferencia de prensa que brindó minutos antes que Morales saliera a festejar el triunfo electoral.

Junto a Cano se hicieron presentes en el búnker oficialista, instalado en el hotel Altos de la Viña de la capital provincial, varios dirigentes de la UCR dispuestos a sacar partida de la victoria en Jujuy, como el senador nacional Martín Lousteau y el neurólogo Facundo Manes, casi seguro precandidato a diputado nacional de Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Los resultados demuestran la ratificación del rumbo que la gestión del gobernador Gerardo Morales le ha dado a Jujuy”, afirmó, por su parte, la senadora nacional Silvia Giacoppo (Jujuy).

En estas elecciones se renovaron la mitad de las 48 bancas de la Legislatura unicameral de la provincia y de los concejos deliberantes de 26 comunas y de 31 comisiones municipales.

Con los resultados de ayer, el oficialismo provincial aspiraba a superar las 15 bancas (13 del sector de Morales y 2 del de Haquim) cuyo mandato vencen en diciembre. Favorecía este pronóstico la diáspora peronista, que este año debe renovar cinco escaños. Los 4 restantes corresponden el Frente de Izquierda.

Baja participación

El mal clima, hizo mucho frío y lloviznó durante varias horas, y la segunda ola de la pandemia de coronavirus, que viene agravándose en la provincia, se complotaron para fijar en el 65% el nivel de participación de votantes, sobre un padrón de poco más de 570.000 electores, una de las cifras más bajas en la historia de la provincia.

La elección de Jujuy es el segundo test electoral provincial del año después de los comicios, también legislativos, celebrados el pasado 6 de junio en Misiones. El plato fuerte será en noviembre próximo, previa escala en las PASO de septiembre, con los comicios legislativos nacionales de medio término en los que se decidirá la renovación de la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.