A pesar de la pandemia, más de 3000 personas murieron en las rutas migratorias en 2020

LA NACION
·2  min de lectura

Más de 3000 personas murieron en lo que va de 2020 en las rutas migratorias de todo el mundo, en su intento de buscar una nueva vida. Y si bien es una cifra inferior a la del año anterior, debido a las restricciones que la pandemia de coronavirus conllevó a todos los niveles, podría no reflejar la realidad, según advirtió este viernes la Organización Mundial para las Migraciones (OIM).

De acuerdo con el Proyecto Migrantes Desaparecidos, hasta el 17 de diciembre habían perdido la vida 3175 migrantes, un dato inferior a los 5068 de 2019 y que es menos de la mitad del triste récord de 7732 fallecidos registrados en 2016. No obstante, en algunas rutas las muertes se han incrementado, como es el caso de la de Canarias, donde este año fallecieron 593 personas, en comparación con las 210 de 2019 y las 45 que hubo en 2018.

Día Internacional del Migrante: cuál es el índice mundial y cuántos pedidos de asilo recibe la Argentina

También se produjo un aumento en las muertes de migrantes en Sudamérica, ya que hubo al menos 104 víctimas fatales, en su mayoría venezolanos, frente a los menos de 40 de los años precedentes.

El viaje hacia Europa sigue siendo el más peligroso, con al menos 1.773 migrantes fallecidos en el intento, una tendencia que se mantiene desde 2014, cuando el proyecto de la OIM comenzó a recabar los datos. Además, 381 personas murieron en la frontera entre Estados Unidos y México, otras 245 lo hicieron en el sureste asiático, en su mayoría refugiados rohingyas, 143 decesos más se sumaron en el Caribe y otros 112 en Oriente Próximo.

"La gente sigue perdiendo sus vidas en viajes migratorios irregulares a pesar de las amplias restricciones de viaje en 2020, lo que muestra la necesidad de opciones migratorias legales y más seguras", sostuvo en un comunicado el director del centro de datos y análisis de la OIM, Frank Laczko. "Detrás de cada una de estas cifras hay una vida perdida innecesariamente y una familia que debe llorar a la persona perdida", lamentó.

La pandemia supuso un desafío adicional en la ya de por sí complicada tarea de recabar datos sobre las rutas migratorias y quienes mueren en ellas. En muchos casos, según la OIM, la única fuente de información son los supervivientes de naufragios y otros accidentes, como ocurre en ocasiones en el desierto del Sáhara.

Así, la agencia de la ONU estimó que este año se habrían producido al menos catorce naufragios sin supervivientes, lo que supondrían otros 600 fallecidos más que no están incluidos en este informe ya que no hay información para corroborarlo conforme a la metodología empleada.