Panamá reabrirá gradualmente en momento crítico de pandemia

Associated Press
·2  min de lectura

PANAMÁ (AP) — Las autoridades anunciaron el martes una nueva reapertura gradual de actividades y la flexibilización de las restricciones de movilidad en las dos provincias de Panamá más golpeadas por el coronavirus tras reportar un ligero descenso en los casos positivos en los últimos días.

El gobierno admite que el país centroamericano atraviesa el momento más crítico de la pandemia, mientras espera el primer embarque de dosis de la vacuna contra COVID-19, previsto para la próxima semana.

La poderosa industria de la construcción, el comercio en línea y los servicios administrativos podrán reanudar a partir del jueves, cuando culmina una cuarentena total de casi dos semanas decretada para las provincias de Panamá —incluida la capital— y la colindante Panamá Oeste, con casi la mitad de los 4,2 millones de habitantes del país. Se estima que ambas registran más del 70% de las infecciones a nivel nacional.

Los ejercicios al aire libre y los deportes no grupales también podrán volver a realizarse. En tanto, se mantiene la movilidad por género para compras esenciales, aunque se elimina el requisito de números de cédula o identidad personal para tales gestiones, y se acorta unas horas el toque de queda nocturno. La cuarentena total se mantendrá para los fines de semana.

El gobierno también impuso cuarentenas parciales y mayores restricciones en varias provincias del centro que registran fuertes incrementos de contagios últimamente.

En un anuncio junto a los ministros de Comercio e Industrias y de Trabajo, el jefe de la cartera de Salud, Luis Francisco Sucre, destacó que en los últimos días y tras el confinamiento decretado para Panamá y Panamá Oeste se había registrado un descenso de los casos de positividad en las pruebas de 29% a 23%, lo que llevó a la decisión de reabrir parcialmente y suavizar las restricciones.

El gobierno también enfrentaba el malestar de los sectores empresariales reacios a nuevos confinamientos, así como de muchos panameños que critican su gestión de la pandemia. El país figura entre los primeros lugares en las Américas en número de contagios y muertes per cápita. Hasta el lunes, acumulaba 281.353 casos y 4.500 decesos.

El plan del gobierno es ir reabriendo paulatinamente y de acuerdo a cómo estén los contagios. De esa manera, actividades como el comercio al por menor, los restaurantes, cines y las visitas a las playas y balnearios —de gran demanda en momentos en que inicia la estación seca o no lluviosa— tendrán que esperar semanas o meses.