PAN es la segunda fuerza política: retiene 2 gubernaturas, crece en diputados y resurge en CDMX

·5  min de lectura

En un panorama en el que Morena logró pasar de gobernar solo un estado a quedarse con al menos 9 de los 15 que se disputaban en la elección de este 6 de junio, y el PRI está por perder los 8 estados que gobernaba, el PAN fue el único partido que logró retener parte de lo que tenía.

Ganó Querétaro sin aliarse con otros partidos, con Mauricio Kuri como candidato, que arrasó con 54% de los votos al cierre del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), además de que tendrá un Congreso totalmente pintado de azul.

También conservará Chihuahua, donde fue en alianza solo con el PRD y su candidata Maru Campos lleva una ventaja de alrededor de 14 puntos porcentuales sobre su más cercano competidor. Sin embargo, ahí las diputaciones locales se repartieron en 7 para Morena, 6 para el PAN y 2 al PRI.

El PAN pierde, no obstante, otras dos de las cuatro gubernaturas que tenía: Nayarit, donde llegó al poder en 2017 apoyado por el PRD, y esta vez no le alcanzó ni sumando también al PRI; y Baja California Sur, donde llevaba dos gobernadores al hilo.

El gran fracaso de la alianza del PAN con el PRI y PRD fue en Baja California, donde el blanquiazul tuvo a su primer gobernador en 1989 y gobernó hasta el 2013, y esta vez se queda en un lejano tercer lugar al postular a la ex Miss Universo Lupita Jones, que no alcanzó más que 12% de los votos —por debajo de la ganadora morenista, Marina Ávila, y el expriista Jorge Hank Rhon, que fue postulado por el PES—, y no consigue ni un diputado local, ya que todos serán para Morena.

Avanza en congresos locales

En el caso de los Congresos locales, el PAN refrendó su hegemonía en casi todos los estados donde actualmente ya gobierna: Aguascalientes, Durango, Guanajuato y Yucatán.

Solo perdió la mayoría en Tamaulipas, donde la alianza opositora consiguió 6 diputados frente a 16 de Morena-PT, cuando el estado atraviesa por una crisis de gobernabilidad ante el juicio político que la Cámara de Diputados federal aprobó para desaforar al gobernador, Francisco Javier Cabeza de Vaca, pero que no fue ratificado por un Congreso local todavía panista.

En Nuevo León, aunque el gobernador Jaime Rodríguez, el Bronco, llegó al poder sin partido, el PAN tuvo control del Congreso con poco más de la mitad de diputados y diputadas. Esta vez, mientras que su candidato a gobernador, Fernando Larrazábal, terminó en tercer lugar, el partido consiguió solo 10 de 26 distritos, por debajo de los 12 de la alianza que formaron únicamente PRI-PRD, aunque por encima de los 4 que tendrá Morena junto a otros partidos.

La alianza Va Por México logró que Morena no se quedara con la mayoría de diputados locales en Michoacán ni en Zacatecas, y en San Luis Potosí superó a la coalición PVEM-PT que gobernará (y donde Morena no obtuvo ni un escaño).

Recupera posiciones en la Cámara de Diputados federal

En 2018, la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC) había ganado solo 63 distritos, y el PAN en solitario tuvo otros 5. Eso le implicó que en la Cámara actual, tuviera 41 diputados y diputadas de mayoría relativa (electos) y 38 de representación proporcional (plurinominales), 79 en total.

En cambio ahora, la coalición Va por México (PAN-PRI-PRD) obtuvo la victoria en 65 distritos y el PAN por sí mismo en otros 34. Por ello, el cálculo del Instituto Nacional Electoral (INE) es que el blanquiazul se quede con entre 106 y 117 diputados y diputadas, un incremento del 34 al 48% de representantes.

Por cantidad de votos, el PAN obtuvo en 2018 arriba de 9.9 millones (más 331 mil de las combinaciones de alianzas con PRD y MC). En este 2021, con el 95% de avance del PREP, el blanquiazul llevaba 8.5 millones, lo que lo consolida como la segunda fuerza política del país, por encima de los 8.3 millones que tenía el PRI.

Resurge en la Ciudad de México

En la Ciudad de México, donde Morena y el PRD se habían repartido casi todo en las elecciones pasadas, el PAN resurge como segunda fuerza política. Se queda solo por debajo de Morena, pero muy por encima del PRD, quien tuviera el control de la capital durante años.

Con el 97% de actas computadas en la votación para diputaciones locales, el PAN tenía arriba de 990 mil votos, 26.2% del total, frente a 1.5 millones de Morena, que son el 38.7%. Mientras que el PRI obtuvo 14.9% y el PRD solo 5.3%.

El PAN fue el único partido que por sí mismo logró 5 diputaciones locales, además de las 7 que obtuvo junto con PRI y PRD, lo que da a la oposición 12 de 33 escaños.

De las alcaldías, más de la mitad de la Ciudad se la llevó la alianza opositora , con 8 de 16, en 3 de las cuales los candidatos surgieron del blanquiazul, además de que este partido logró en solitario la reelección en la Benito Juárez, con Santiago Taboada.

La Miguel Hidalgo vuelve a manos de un panista con la elección de Mauricio Tabe, y se suman Azcapotzalco, con Margarita Saldaña, y Coyoacán, con Giovanni Gutiérrez.

El resto de la coalición gana Cuajimalpa, con la reelección del priista Adrián Rubalcava; la Magdalena Contreras con Luis Gerardo Quijano, también emanado del priismo; y Álvaro Obregón con Lía Limón, que fue panista pero en 2012 se sumó al PRI. Del perredismo emanan solo las triunfadoras en Tlalpan, Alfa Eliana González; y en la Cuauhtémoc, Sandra Cuevas.

  También debes ver:

EN VIDEO: Eso es responsabilidad: hombre acude a votar en camilla en México