PAN exige que plan de vacunación en CDMX esté alejado de intereses

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 18 (EL UNIVERSAL).- El vicecoordinador del PAN en el Congreso local, Christian Von Roehrich de la Isla, exigió a la jefa de Gobierno presentar una estrategia más clara sobre la aplicación de vacunas en la capital, desde una perspectiva transparente y alejada de los intereses de Morena y de la 4T en la Ciudad de México.

Este proceso, a nivel federal y local, acusó el panista, "es un engaño informativo", porque la Cuarta Transformación tiene dirigentes que lucran para incidir en las preferencias electorales, frente al desgaste del Gobierno de la República y el de la mandataria capitalina.

"Todo lo han centralizado para que, de cara a las próximas elecciones, los gobiernos de [Claudia] Sheinbaum y de [Andrés Manuel] López Obrador, concentren todo el poder electoral y les permita refrendar espacios en los congresos local y federal, para sus grupos políticos", denunció el diputado.

Sostuvo que esta hipótesis quedó confirmada desde que llegó a México la vacuna, donde funcionarios capitalinos y los secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón; y de Salud, Jorge Alcocer Varela; así como el director general del IMSS, Zoé Robledo Aburto, mostraron más interés por la foto que por la forma de salvar vidas.

Por ello, Von Roehrich hizo eco a los llamados para que el Estado y el presidente López Obrador tengan corresponsabilidad en este proceso de vacunación, a través de una estrategia concreta y repartan las dosis con celeridad en las entidades.

"El gobierno federal de Morena, lejos de construir un escenario de salud para el pueblo de México, se ha opuesto a los elementos de transparencia en este proceso de la pandemia que le ha costado miles de vida al país", acusó el panista.

Agregó que el problema es la terquedad del Gobierno que, por un lado, no previó partidas suficientes, ni transparentes, para su adquisición y no cuenta con el equipo necesario para su transportación segura, "pues prevalecen los discursos sesgados y engañosos, donde se nos dice que vamos de maravilla".

"Así, con la presión de muertes y la soberbia institucional, sólo resta ser optimistas, para no pensar en una ‘catástrofe’ aún mayor, porque lo negativo llegó desde el momento que el subsecretario [Hugo] López-Gatell Ramírez vaticinó que no rebasaríamos las 60 mil muertes", recordó el del blanquiazul.