PAN en la CDMX exige reintegrar gastos de insumos a médicos

CIUDAD DE MÉXICO, abril 30 (EL UNIVERSAL).- El diputado local del PAN, Pablo Montes de Oca, reprobó que personal médico del sistema público de salud local deba asumir los gastos en cubrebocas, batas, geles u otro tipo de materiales sanitarios para cumplir con su labor en contra del Covid-19.

Por ello exige a la Secretaría de Administración y Finanzas local levante un censo entre este personal médico, para que a la brevedad les devuelva a cada uno de los médicos, enfermeras y demás empleados sanitarios lo invertido en su protección. Reconoció que la escasez de insumos en la Ciudad continua y el sector público de salud ha delegado a su personal, el riesgo de trabajar indefensos, "situación que no debe imperar en medio de esta contingencia", afirmó el panista. Explicó que de acuerdo con datos obtenidos en clínicas y hospitales de la Ciudad de México, cada médico, enfermera, administrativo y demás áreas, lleva gastado en promedio entre 300 y 800 pesos cada 15 días para cubrir sus necesidades, "algo que debiera cubrir el Gobierno local y no ellos", reiteró.

Tan sólo en la capital, dijo el legislador, hay más de 21 mil 400 médicos y 22 mil 500 enfermeras que trabajan diario en los hospitales de la Ciudad, quienes han sufrido los recortes y la negligencia del gasto que hay desde la Federación. Además Montes de Oca puso sobre la mesa la opción de reforzar los derechos laborales del personal médico, ante esta etapa tan demandante que exige la profesión. Expresó su temor de más contagios y fallecimientos por coronavirus entre el personal sanitario, por lo que sugirió a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, dotarlos de mayores garantías sociales y económicas como sucede en Cuba.

Es decir, becas para los hijos de enfermeros hasta la universidad, opción de retiro y seguridad de vivienda para las familias ante una baja, entre otros beneficios. Señaló que la opción de contrato por honorarios, ya no debe existir para este rubro, por lo que esta emergencia obliga al Estado a reconsiderar la política de empleo hacia el personal de salud, así como fortalecer los beneficios.