El PAMI gana terreno en la Provincia a través del plan de vacunación contra el Covid-19

·6  min de lectura
El PAMI distribuyó siete postas sanitarias entre la ciudad de Buenos Aires, La Plata, Vicente López y Lanús –en donde gobiernan Horacio Rodríguez Larreta, Julio Garro, Jorge Macri y Néstor Grindetti, respectivamente–; semanas atrás, desembarcó en Mendoza, la provincia que administra el radical Rodolfo Suárez
El PAMI distribuyó siete postas sanitarias entre la ciudad de Buenos Aires, La Plata, Vicente López y Lanús –en donde gobiernan Horacio Rodríguez Larreta, Julio Garro, Jorge Macri y Néstor Grindetti, respectivamente–; semanas atrás, desembarcó en Mendoza, la provincia que administra el radical Rodolfo Suárez

“Salvamos a los argentinos de esta tragedia”, dijo el viernes la titular del PAMI, Luana Volnovich, tras anunciar que en la dependencia que gestiona terminaron de vacunar con la primera dosis a la totalidad de los jubilados y pensionados que viven en geriátricos de la provincia de Buenos Aires, el territorio más codiciado en la disputa electoral. Estaba acompañada por el gobernador Axel Kicillof y por el diputado Máximo Kirchner.

“No soy golpista”: el pedido de Elisa Carrió al Gobierno y a la oposición

Desde febrero de este año, la obra social argentina concentró sus recursos en la Provincia y tomó intervención en la campaña vacunatoria contra el Covid-19 que lleva adelante Kicillof. La premisa inicial era asistir a las residencias de larga estadía, establecimientos de discapacidad y centros de salud mental, para inocular a las personas que viven allí. Con el correr de los meses, sin embargo, el PAMI incorporó vacunatorios propios.

José Amuso, de 59 años, tras ser inoculado en un centro de vacunación que instaló el PAMI en un anexo del Hospital Milstein, en Parque Chacabuco; el certificado tiene diseño propio y difiere del papel estándar que entrega la provincia de Buenos Aires
José Amuso, de 59 años, tras ser inoculado en un centro de vacunación que instaló el PAMI en un anexo del Hospital Milstein, en Parque Chacabuco; el certificado tiene diseño propio y difiere del papel estándar que entrega la provincia de Buenos Aires


José Amuso, de 59 años, tras ser inoculado en un centro de vacunación que instaló el PAMI en un anexo del Hospital Milstein, en Parque Chacabuco; el certificado tiene diseño propio y difiere del papel estándar que entrega la provincia de Buenos Aires

La mayoría de los centros fueron montados en distritos que administra Juntos por el Cambio y tienen impronta propia: carteles del PAMI, gacebos blancos en los que cuelgan telas con propaganda –la imagen que se repite es la de una mujer de 75 años, Leticia, junto a la frase “la tranquilidad de tener los medicamentos gratis”–, veintenas de sillas vacías y certificados de vacunación con diseño específico, distintos a los que entrega la Provincia. En algunos lugares, incluso, los vacunados se llevan como souvenir folletos, barbijos, llaveros, lapiceras y anotadores, en los que el instituto habría gastado más de 13 millones de pesos, según órdenes de compra a las que accedió LA NACION, y que no fueron desestimadas por las fuentes del PAMI, tras la consulta de este medio.

La obra social de jubilados y pensionados habría gastado más de 13 millones de pesos en merchandising para repartir en algunos vacunatorios, según órdenes de compra a las que accedió LA NACION
La obra social de jubilados y pensionados habría gastado más de 13 millones de pesos en merchandising para repartir en algunos vacunatorios, según órdenes de compra a las que accedió LA NACION


La obra social de jubilados y pensionados habría gastado más de 13 millones de pesos en merchandising para repartir en algunos vacunatorios, según órdenes de compra a las que accedió LA NACION

Volnovich distribuyó siete postas sanitarias entre la ciudad de Buenos Aires, La Plata, Vicente López y Lanús –en donde gobiernan Horacio Rodríguez Larreta, Julio Garro, Jorge Macri y Néstor Grindetti, respectivamente– y sumó otras dos en las localidades oficialistas de Berazategui y Hurlingham –de esta última es oriundo el camporista y subdirector del PAMI, Martín Rodríguez–. Todos los centros son parte de la nómina del plan Buenos Aires Vacunate y reciben a los bonaerenses, cualquiera fuera su edad. La estrategia también tomó vuelo a nivel nacional; el PAMI desembarcó días atrás en Mendoza, provincia al mando del radical Rodolfo Suárez.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Estrategia

Si bien los voceros de Volnovich indicaron a LA NACION que el armado de los vacunatorios responde a “un pedido de cada lugar, según su necesidad epidemiológica” y es un refuerzo para las jurisdicciones de riesgo, en los distritos opositores sostienen que fueron dejados al margen del plan y que no interfieren en la inoculación. “Seguimos ofreciendo nuestros centros de salud para vacunar, pero no hacen uso de ellos”, coinciden en La Plata y Vicente López. “Tenemos 17 vacunatorios con personal trabajando allí, pero decidieron armar los suyos y subcontratar gente, que, encima, tienen que capacitar”, detallan voceros de Grindetti. El equipo de Rodríguez Larreta no hizo declaraciones.

En Mendoza, los voceros de Suárez fueron más allá: “No hicimos ningún pedido. Están montando esto en los lugares en donde no gobiernan. No tiene sentido que hayan venido para acá porque estábamos cubiertos, y a toda su población ya la hemos vacunado”.

Ingreso al centro de vacunación contra el Covid-19 de Parque Chacabuco; los vacunatorios del PAMI tienen capacidad para inocular a 400 personas por día, según indicaron a LA NACION voceros del instituto
Ingreso al centro de vacunación contra el Covid-19 de Parque Chacabuco; los vacunatorios del PAMI tienen capacidad para inocular a 400 personas por día, según indicaron a LA NACION voceros del instituto


Ingreso al centro de vacunación contra el Covid-19 de Parque Chacabuco; los vacunatorios del PAMI tienen capacidad para inocular a 400 personas por día, según indicaron a LA NACION voceros del instituto

Los centros del PAMI son fáciles de identificar. A lo lejos, en las veredas se reconocen los carteles con el logo amarillo y celeste de la obra social, a veces adosados al eslogan del plan de vacunación bonaerense, y suelen haber carpas con publicidad que escoltan el ingreso de las personas a los edificios. La posta sanitaria más discreta es, probablemente, la que abrió semanas atrás en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, en el barrio porteño de Recoleta. No hay cartelería sobre la calle Paraguay, pero adentro del edificio se despliegan banners y más de cincuenta sillas negras, que para las 17 del jueves, a una hora del cierre, estaban vacías.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Solemos vacunar a 280 personas por día”, asegura Soledad Olmedo, una de las enfermeras de turno. “No solo han venido adultos mayores, sino también docentes y personal municipal”, agrega. La mujer afirma haber sido contratada especialmente para el operativo, junto a unas 35 personas más, que rotan sus turnos cada cinco horas. La incorporación del personal extra es cuestionada por los municipios en los que el PAMI desplegó sus vacunatorios, donde las fuentes oficiales sostienen que el gasto es innecesario, ya que disponen de personal sanitario local para cubrir los puestos. LA NACION pidió a la obra social los detalles de la contratación, pero no obtuvo respuesta. Lo que sí afirmaron en el instituto, es que cada centro tiene capacidad para inocular a 400 personas por día.

Posta sanitaria del PAMI en la Facultad de Medicina, en donde el personal sanitario afirmó que se suelen vacunar unas 280 personas por día
Posta sanitaria del PAMI en la Facultad de Medicina, en donde el personal sanitario afirmó que se suelen vacunar unas 280 personas por día


Posta sanitaria del PAMI en la Facultad de Medicina, en donde el personal sanitario afirmó que se suelen vacunar unas 280 personas por día

Con este margen, el PAMI avanza en capitalizar los logros de la campaña vacunatoria junto a la gestión de Kicillof, en tanto el nombre de Volnovich resuena en el armado de listas bonaerenses para las elecciones de medio término. Si bien la funcionaria negó públicamente estar pensando en los comicios, no descansa en rendirle culto a La Cámpora y apegarse a la agrupación a través de la obra social. “Son mis ojos en todo el territorio. Es un privilegio contar con la organización en un organismo donde tenés que dar batallas todos los días”, dijo, el mes pasado, en una entrevista para elDiarioAR.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.