“Palomas mensajeras” acerca a familiares de migrantes de Michoacán

Morelia, 27 feb (Notimex).- Don Jesús Barajas, con 85 años a cuestas, vio cumplido uno de sus sueños, quizá el más anhelado desde hace mucho tiempo: volver a ver a sus hijos después de 30 años que se fueron al vecino país del norte en busca del “sueño americano”.

Oriundo del municipio michoacano de Vista Hermosa, don Jesús voló, junto con otras 73 personas a la Unión Americana, para reencontrarse con sus familiares, casi todo ellos con décadas de no verse, salvo a través de alguna videoconferencia.

Llamado por el gobierno de Michoacán “su programa emblemático” “Palomas Mensajeras” lo volvió a hacer: juntar a familias separadas obligadas por diferentes circunstancias de la vida y que ahora, por lo menos unos días, sentirse otra vez, abrazarse, besarse.

De este modo viajó don Jesús Barajas a los Ángeles. California y pudo cristalizar el sueño de reencontrarse con sus hijas e hijo, Isabel, Carmela y Alejandro, después de 30 años sin verlos.

En tres días, 73 integrantes del programa sello del gobierno de Michoacán, “Palomas Mensajeras”, provenientes de tres municipios michoacanos, se reunieron con sus seres queridos en Estados Unidos.

Fueron 11 personas adultas mayores de Zináparo, 35 de Vista Hermosa y 27 de Ecuandureo, arribaron al aeropuerto de Guadalajara para subir al avión que trasladó a los dos primeros grupos a California y el tercero a Chicago Illinois.

Los tres grupos fueron recibidos por sus familiares entre abrazos, lágrimas, risas, flores, globos y regalos, en eventos que fueron organizados por seres queridos que dejaron de ver durante varias décadas.

Aún conmovido, don Chuy, como lo conocen en su pueblo, se dijo agradecido “con todos los que hicieron posible que pudiera viajar a reencontrarme con mis hijos, nietos y bisnietos; es una felicidad tan grande volver a estar cerca de ellos, es algo que jamás pensé que podría pasar", expresó.

Aclaró que hubo instantes que dudé que los volvería a ver, al recordar que coreó, con sus compañeros, a sus seres queridos, durante todo el trayecto que lo llevó a este reencuentro.

-Fin de nota-

 

NTX/IAE/GVG