Dos palestinos muertos por disparos israelíes en disturbios en el área de Nablus

Jerusalén, 28 oct (EFE).- Dos palestinos murieron esta madrugada por fuego israelí en la ciudad de Nablus, norte de Cisjordania ocupada, donde se produjo un ataque con disparos desde un vehículo hacia un puesto militar adyacente a la ciudad.

Imad Abu Rashid, civil de 47 años, falleció por disparos de tropas israelíes en "abdomen, pecho y cabeza" y Ramzi Sami Zabara, de 35 años, falleció de "una herida crítica por las balas de la ocupación en el corazón", ambos en Nablus, confirmó el Ministerio de Sanidad palestino.

Un tercer palestino sufrió heridas graves y tuvo que ser intervenido de urgencia, pero su condición es estable, confirmó el ministerio.

El Ejército israelí informó de un "ataque con disparos desde un vehículo en movimiento" hacia el puesto militar adyacente a la entrada a Nablus y las tropas "identificaron dos sospechosos y respondieron con fuego real".

"Se identificaron impactos", afirmó un portavoz militar, sin heridos entre las tropas israelíes.

Con los dos fallecidos hoy, la cifra de palestinos muertos este año en incidentes violentos con el Ejército israelí se eleva a 134 en Cisjordania ocupada, que vive su año más letal desde 2015, cuando estalló la Intifada de los Cuchillos y murieron 138 palestinos en ese área.

El área de Nablus concentra la mayoría de los ataques y disturbios violentos en las últimas semanas, lo que conecta con el surgimiento de una nueva milicia palestina, los Lions' Den, formada por jóvenes palestinos desencantados y desvinculados de las facciones tradicionales.

A ellos se atribuye el aumento de ataques hacia tropas y colonos en la zona de las últimas semanas, muchos de ellos reivindicados por ellos mismos, lo que a su vez ha provocado un aumento de las redadas israelíes para descabezar a esta formación.

Un operativo para destruir una supuesta fábrica de bombas del grupo el martes acabó con graves altercados en los que murieron cinco palestinos, incluido el cabecilla de los Lions' Den, Wadi Houth, en la jornada más violenta del año en toda Cisjordania; mientras que otro de sus líderes, Tamer Kilani, murió dos días antes por una bomba lapa colocada en su moto, de la que el grupo acusó a Israel.

La presión en Cisjordania se ha visto exacerbada por los ataques cada vez más frecuentes de los colonos, sobre todo en Huwara y otros pueblos colindantes con asentamientos, en el área de Nablus.

Una "ofensiva antiterrorista", según Israel, lanzada a principios de este año y centrada en el norte de Cisjordania ha generado más de 2.000 arrestos en redadas casi nocturnas, y 134 muertos, la mayoría milicianos, pero también menores y civiles desarmados como la periodista palestina Shireen Abu Akleh.

En esta ola de violencia, del lado israelí han muerto 22 personas, quince de ellas civiles.

(c) Agencia EFE