Un palestino de Gaza muere por heridas de disparos israelíes del pasado sábado

·2  min de lectura

Gaza, 25 ago (EFE).- Un palestino murió hoy a consecuencia de las heridas de fuego sufridas el pasado sábado por soldados israelíes en protestas ante la valla de separación de Gaza, mientras el Ejército israelí se mantiene en alerta ante la convocatoria esta tarde de una nueva ronda de manifestaciones palestinas cerca de la línea divisoria.

El Ministerio de Sanidad de la franja -gobernada de facto por el grupo islamista Hamás- informó hoy de que Osama Id'eih, de 32 años, murió en un hospital del enclave tras estar ingresado en estado grave por las heridas que sufrió en las movilizaciones del sábado.

En los incidentes, más de 40 palestinos resultaron heridos de bala, así como un policía de fronteras en Israel que recibió un disparo desde el interior de Gaza y permanece en estado crítico.

Todo ello se produce en un contexto de tensión en la zona que podría escalar de nuevo esta tarde, cuando las facciones del enclave han convocado otra protesta ante la frontera con Israel.

Ante la manifestación, el Ejército ha desplegado refuerzos en la valla divisoria para evitar que la situación de seguridad se escape de su control, después de que la opinión pública israelí criticara estos últimos días la "leve" respuesta de los soldados ante las movilizaciones del sábado que acabaron con el agente herido.

Estas protestas fueron las más violentas en el área fronteriza desde las llamadas Marchas del Retorno (2018-2019), en que las que los manifestantes pedían el fin del bloqueo israelí sobre Gaza y el retorno de los refugiados palestinos a lo que hoy es Israel.

Ante el aumento de la tensión, el Ejército israelí bombardeó el mismo sábado posiciones militares de Hamás en Gaza en represalia por la violenta manifestación; y el lunes por la noche realizó un segundo bombardeo en respuesta al lanzamiento de globos incendiarios desde el enclave hacia territorio israelí.

El lunes, Egipto -principal mediador entre Hamás e Israel- cerró también el cruce fronterizo de Rafah para expresar su malestar ante Hamás por el reciente repunte de violencia.

La calma en la franja es volátil desde la dura escalada bélica entre milicias palestinas e Israel del pasado mayo, la más grave desde 2014, que causó gran devastación material en el enclave.

Desde entonces, las negociaciones para reconstruir la franja han quedado relativamente estancadas por las limitaciones impuestas por Israel, que condiciona la rehabilitación del enclave a la devolución de dos civiles israelíes y de los cuerpos de dos soldados muertos en la Guerra de 2014, retenidos en Gaza desde entonces.

"Israel solo tiene dos intereses en Gaza: la seguridad y la vuelta de los civiles y militares israelíes retenidos por Hamás. El desarrollo de Gaza está condicionado a estos dos requisitos", aseveró hoy el ministro de Defensa israelí, Beny Gantz, en una reunión con embajadores extranjeros en Tel Aviv.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.