Palestina: la lucha de los samaritanos por no desaparecer

© ARTE

Descendientes de las tribus de Israel, los samaritanos trabajan por la paz entre israelíes y palestinos. Este grupo étnico y religioso, asentado en su mayoría en el monte Gerizim, cerca de Nablus, en Cisjordania, lucha ahora por conservar sus tradiciones milenarias.

Los samaritanos en Cisjordania tienen nombres árabes y apellidos judíos, hablan árabe y hablan hebreo con fluidez. Aunque no son ni árabes ni israelíes, ni judíos ni musulmanes, los samaritanos son culturalmente cercanos a las dos naciones, sumidas en un conflicto interminable, haciendo de su aldea un lugar de tolerancia y respeto entre las dos comunidades enemigas.

La comunidad de samaritanos, que han sobrevivido a una trágica historia compuesta por guerras, conversiones religiosas, epidemias y hambrunas, reivindican hoy la neutralidad, indispensable para su supervivencia. Siendo los únicos en la región que ostentan la doble nacionalidad israelí y palestina, los samaritanos saben que son privilegiados, pues este estatus crea oportunidades impensables para los palestinos.

A lo largo de la historia, los samaritanos se han diezmado, pues hace tres mil años su población estaba estimada en más de un millón de personas. En la actualidad, la comunidad de samaritanos no supera las 850 personas, de las cuales, la mayoría viven en Palestina.

La creación de nuevas familias es esencial para ellos, ya que estaban al borde de la extinción a principios del siglo pasado, cuando contaban con solo 140 integrantes. En este reportaje conocemos a Abdallah Cohen, miembro de los samaritanos y quien contrae matrimonio para preservar la tradición de su comunidad. El matrimonio goza de gran importancia para los samaritanos, es por ello que las celebraciones duran semanas y son un gran acontecimiento.


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
La otra guerra en Ucrania: identidad y lengua
Ucrania: la masacre de Izium, ejemplo del horror de la guerra
Odessa: aún con la amenaza rusa a la vista, la 'Perla del Mediterráneo' busca seguir adelante