Palestina celebrará un Eurovisión alternativo al de Tel Aviv: Globalvisión

Artistas palestino actuaron en un edificio de Gaza destruido por un bombardeo israelí.

Este sábado, Israel celebrará el concurso musical de Eurovisión en Tel Aviv, el cual seguirán millones de personas a través de sus televisores. Mientras, a escasos 65 kilómetros de distancia, se llevará a cabo un certamen paralelo con un objetivo claro: dejar en evidencia el concepto de diversidad del que suele hacer gala el evento del año en Europa y otras partes del mundo. Al menos esa es la postura de los organizadores de ‘Globalvision’, una reunión musical que se celebrará en Ramallah, Palestina.

No habrá cámaras de televisión retransmitiendo en directo, aunque sí teléfonos que lo emitan en streaming, ni un escenario con luces y millones de euros en inversión. Probablemente, los altavoces estén conectados a un generador y los micrófonos sean improvisados. La pretensión de esta alternativa al magno evento es la de generar atención sobre la ocupación de Israel en Palestina, un hecho que no quieren que pase desapercibido sobre la cortina del espectáculo de Eurovisión.

El músico y activista, Brian Eno, estará presente en uno de los conciertos de Globalvisión.

La idea de los responsables es la de ir más allá de la mera protesta, por eso quieren crear un espacio que esté marcado por el positivismo. Londres, Dublín y Haifa, al norte de Israel, celebrarán fiestas como la de Globalvisión con la que quieren hacerle la competencia al concurso oficial.

Entre los artistas que formarán parte de la alternativa palestina se encuentra el británico, Brian Eno, quien estará acompañado por otros músicos locales. Según publicó Afp, el evento en Haifa, donde hay una amplia comunidad árabe, contará con una drag queen y diferentes espectáculos con los que se pretende “brindar una alternativa musical que enfatice en los valores originales de Eurovisión de inclusión y diversidad”, afirmó Najwan Berekdar, una de las organizadoras.

Se trata de una manera de hacer que la voz de los palestinos sea oída en el resto del mundo tras una ocupación israelí de los territorios de West Bank y el este de Jerusalem que no ha sido aceptada por la comunidad internacional y en la que viven más de 600 mil israelíes. Lo que denuncian desde distintos colectivos propalestinos es que en Israel están usando el arte y la cultura para intentar desviar la atención de lo que está sucediendo en Palestina desde la Guerra de los Seis Días en 1967.

El representante de Holanda en Eurovisión durante las semifinales.

Una de las mayores críticas es la gran permisividad con la comunidad LGTB, donde Tel Aviv organiza la mayor congregación del Orgullo Gay de Oriente Medio. Las autoridades suelen usar este argumento para desprestigiar a los países árabes que tienen unas políticas represoras con los homosexuales, algo que consideran como una cortina de humo desde los afines a la causa palestina.

Este martes, Gaza contó con un concierto en el que artistas palestinos actuaron en uno de los edificios destruidos por los bombardeos israelíes en respuesta a un ataque del grupo terrorista Hamás, quienes enviaron un misil a terreno israelí a comienzos de mayo. Esta semana, también se produjo un incidente en el que unos hackers crearon alarma sobre un falso ataque que se iba a producir durante la emisión de las semifinales de Eurovisión.

Acontecimientos estos últimos que nada tienen que ver con el espíritu que están promulgando los que pretenden que Globalvisión sea una alternativa al certamen de Tel Aviv.