Paleontólogos latinoamericanos hallaron uno de los últimos titanosaurios

Pablo Mannino
·4  min de lectura
Esqueleto de Arackar, en escala con el hombre, tomado del articulo científico, y reconstruccón en vida de Arackar, realizada por Mauricio Alvarez
Esqueleto de Arackar, en escala con el hombre, tomado del articulo científico, y reconstruccón en vida de Arackar, realizada por Mauricio Alvarez

MENDOZA.- El hallazgo de huesos fósiles de un nuevo dinosaurio herbívoro en Chile activó una investigación de paleontólogos latinoamericanos que determinaron que se trata de uno de los últimos titanosaurios, de hace unos 60 millones de años.

El descubrimiento se produjo en el desierto de Atacama, en el norte de la nación trasandina. En tanto, el estudio científico para descifrar el material encontrado fue coordinado por el especialista chileno David Rubilar-Rogers, quien invitó al paleontólogo mendocino Bernardo González Riga, especialista en dinosaurios saurópodos, para avanzar en la pesquisa colaborativa y finalmente publicarla en la revista Cretaceous Research. La nueva especie ha sido denominada “Arackar licanantay”, que significa “osamentas atacameñas”, en lengua “Kunza”, pueblo originario de la región.

Los paleontólogos David Rubilar-Rogers y Bernardo González Riga trabajando en el Museo Nacional de Historia Natural de Chile.
Los paleontólogos David Rubilar-Rogers y Bernardo González Riga trabajando en el Museo Nacional de Historia Natural de Chile.


Los paleontólogos David Rubilar-Rogers y Bernardo González Riga trabajando en el Museo Nacional de Historia Natural de Chile.

En diálogo con LA NACION, el mendocino González Riga, director del Laboratorio y Museo de Dinosaurios de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) e Investigador del Conicet, explicó las tareas realizadas junto a sus pares latinoamericanos, siendo uno de los más expertos en la materia en el continente. “Un espíritu colaborativo es fundamental para el avance de la ciencia. Cuando me preguntan la razón por la cual me invitan a estudiar restos fósiles de un nuevo dinosaurio en otro país, ellos mismos me explican la razón: ‘porque eres un especialista en dinosaurios saurópodos’. Esto significa que son pocos los especialistas en cada grupo de organismos fósiles o en cada especialidad, y por ello, debemos valorar el potencial humano que tiene Argentina”, expresó el científico.

Arackar es el segundo titanosaurio encontrado en Chile y se determinó que vivió a fines del Cretácico, hace unos 60 millones de años. Del ejemplar hallado, que habría tenido un largo de 6,2 metros, se recuperaron vértebras cervicales y dorsales así como huesos de las extremidades. Como era un “sub-adulto” se entiende que los ejemplares mayores de la especie alcanzaban los 8 metros de largo. En esa época, lo que hoy se conoce como el desierto de Atacama, había una vegetación boscosa, ya que el clima era húmedo, por lo que se encontraban araucarias y plantas con flores.

En este trabajo de paleontología, en la década del 90 se encontraron los primeros fósiles. El geólogo Carlos Arévalo del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile fue el primero en dar con estos materiales de la prehistoria. Luego, el especialista David Rubilar-Rogers, del Museo Nacional de Historia Natural se puso al frente de las tareas, que incluyeron nuevas expediciones que permitieron encontrar más evidencias.

Participaron también de la investigación Alexander Vargas, Sergio Soto Acuña, Jhonatan Alarcón Muñoz, José Iriarte Díaz, Carlos Arévalo y Carolina Gutstein.

Bernardo González Riga en terreno, en el sur de Mendoza, donde también ha realizado hallazgos e investigaciones.
Bernardo González Riga en terreno, en el sur de Mendoza, donde también ha realizado hallazgos e investigaciones.


Bernardo González Riga en terreno, en el sur de Mendoza, donde también ha realizado hallazgos e investigaciones.

“La experiencia de trabajar con colegas de otros países es extraordinaria y el aprendizaje siempre es mutuo. Por ello estoy siempre agradecido. El científico, por definición, nunca deja de aprender. Y ese trabajo se realiza con todos los valores del trabajo en equipo”, completó González Riga, quien ya ha descubierto 11 nuevas especies de titanosaurios en América del Sur. Entre sus hallazgos aparece el gigantesco Notocolossus, una de las tres especies más grandes del mundo, y el reconocimiento de la familia “Colossosauria”, la cual agrupa a la mayoría de las formas gigantes dentro de este diverso grupo de herbívoros de largo cuello, cabeza pequeña y cuerpo voluminoso, indicaron desde la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNCuyo.

Los titanonosaurios, del griego “saurios titanes”, fueron animales descomunales, pero algunos llegaron a ser “gigantes entre gigantes”, alcanzando las 70 toneladas de peso y más de 30 metros de largo; esto es diez Tyrannosaurus rex. Este gran tamaño jamás fue logrado por otro animal terrestre en toda la historia de la Tierra, lo que es un hecho científico de gran interés evolutivo. En este sentido, se puede mencionar a los Argentinosaurus y Patagotitan, procedente de la Patagonia, y al Notocolossus descubierto por Gonzalez Riga y todo su equipo en la provincia de Mendoza.

América del Sur tuvo abundante cantidad de titanosaurios, ya que el continente quedó aislado la mayor parte del Cretácico Tardío, una época que se extendió desde 100 hasta 66 millones de años atrás. De hecho, de casi un centenar de especies estudiadas en todo el mundo, más de la mitad corresponden a la región. Así, en Argentina se han descubierto 41 especies, 11 en Brasil, 1 en Ecuador y ahora 2 en Chile, indicaron desde la universidad.