La "troika ampliada" opta por un "compromiso práctico" con los talibanes

·4  min de lectura

Islamabad, 11 nov (EFE).- La denominada "troika ampliada", formada por Rusia, China, Estados Unidos y Pakistán, acordó este jueves mantener un "compromiso práctico" con los talibanes para ayudar a la estabilidad regional, aunque mantiene sus demandas sobre los islamistas, como la necesidad de formar un Gobierno inclusivo.

El acuerdo suscrito en Islamabad por los representantes de estos países saca a la luz una vez más la paradoja internacional sobre el régimen fundamentalista que tomó el poder en Afganistán el pasado 15 de agosto: se plantea la necesidad de interactuar con los talibanes, mientras falta un consenso sobre su posible reconocimiento.

Según el comunicado conjunto, las partes acordaron "continuar el compromiso práctico con los talibanes para alentar la implementación de políticas moderadas y prudentes que puedan ayudar a lograr un Afganistán estable y próspero lo antes posible".

También "reconoció las preocupaciones de las agencias humanitarias internacionales sobre los graves problemas de liquidez del país y se comprometió a seguir centrándose en medidas para facilitar el acceso a los servicios bancarios legítimos".

La situación financiera y humanitaria de Afganistán comenzó a deteriorarse rápidamente tras la llegada de los talibanes al poder en agosto, con el impedimento del acceso a los fondos internacionales y la paralización parcial de las ayudas.

El encuentro de la troika es el más reciente de una serie de reuniones regionales en búsqueda de una hoja de ruta para atender la grave situación de Afganistán y la posición de la comunidad internacional sobre el nuevo Gobierno de los talibanes.

Pese a la llamada inicial de Pakistán a dar apoyo al nuevo Gobierno talibán para permitir la estabilidad y gobernabilidad del país, en el comunicado conjunto los Estados pidieron a los fundamentalistas "que trabajen con sus compañeros afganos para tomar medidas para formar un Gobierno inclusivo y representativo".

El Gobierno interino de los talibanes está formado principalmente por miembros de la formación islamista y de la mayoritaria etnia pastún, sin representación apenas de otras comunidades o sectores de la sociedad, y la presencia de mujeres es nula.

En la declaración de la cita de Islamabad se exhortó además a los fundamentalistas a cortar cualquier lazo con grupos terroristas o desmantelarlos y eliminarlos de manera decisiva en el caso de que tengan presencia en el país, al tiempo que pidió evitar los santuarios para extremistas en territorio afgano.

El encuentro de hoy coincide con la visita del ministro de Exteriores afgano, Amir Khan Muttaqi, que llegó ayer a la capital paquistaní en su primer viaje oficial al país.

Aunque se esperaba la participación de Muttaqui, las partes indicaron en el comunicado conjunto que la reunión "con altos representantes de los talibanes" ocurrieron al margen de la reunión.

EL RESPALDO DE PAKISTÁN

Pakistán, que aún no ha reconocido oficialmente al Ejecutivo interino de los talibanes, abogó al principio del encuentro en favor del nuevo Gobierno, dejando más clara su posición favorable y sin condiciones hacia el nuevo régimen.

"Confiamos en que el compromiso de la troika ampliada con el nuevo Gobierno afgano ayude a consolidar la paz y la estabilidad, promover el desarrollo económico sostenible y ayude a restringir el espacio para los grupos terroristas que operan desde Afganistán", dijo el ministro de Exteriores paquistaní, Shah Mahmood Qureshi.

"Nadie desea que se produzca una recaída en la guerra civil, nadie quiere un colapso económico que genere inestabilidad", opinó.

Para Pakistán, el apoyo político y financiero a Afganistán es fundamental para la paz del país y la región, así como para combatir las amenazas terroristas, atender la crisis humanitaria y facilitar la gobernabilidad del país.

Con los recortes financieros, la situación de Afganistán es crítica y "cualquier daño adicional limitará severamente la capacidad de la nueva Administración para dirigir el Gobierno", añadió el ministro paquistaní.

LA SEGURIDAD

Poco después, en una declaración en televisión, el ministro de Exteriores paquistaní extendió su mensaje a la comunidad internacional sobre el riesgo de la seguridad global si se promueve el aislamiento y el agravamiento de la crisis de Afganistán.

"Si hay paz y estabilidad en Afganistán, esto tendrá beneficios tanto globales como regionales. Si la situación en Afganistán empeora, Pakistán se verá afectado, sin duda, pero usted (Occidente), no se salvará", advirtió.

Las naciones, dijo Qureshi, deben aprender las lecciones del pasado para evitar los mismos errores. "Deberíamos comprometernos con los talibanes", subrayó.

"Si creen que están lejos, o que Europa está a salvo, ni siquiera aquellas zonas que creen que no pueden caer bajo el terrorismo se salvarán", concluyó.

Amjad Ali

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.