Pakistán pide a los talibán que respeten los derechos civiles de los afganos

·3  min de lectura

Rabat, 17 ago (EFE).- El embajador de Pakistán en Marruecos, Hamid Asghar Khan, esperó que en Afganistán se avance hacia la paz y la estabilidad por medio de un proceso político negociado, aunque avisó a los talibán de que "los derechos civiles de los afganos se deben preservar".

En una conferencia de prensa celebrada en Rabat, el embajador del principal país fronterizo con Afganistán se dijo "muy esperanzado" por que el proceso de cambio con la llegada de los talibán al poder se haya producido sin derramamiento de sangre, ya que para su país "lo que no es negociable, es la violencia o el terror".

Pakistán es, según Asghar, el país más "directamente afectado" por lo que pase en suelo afgano, ya que ambas naciones comparten 2.350 kilómetros de frontera y en tierra pakistaní hay actualmente alrededor de 4 millones de refugiados afganos en 54 campos.

"Pakistán no puede acoger a más refugiados", afirmó el embajador sobre este problema, y explicó que desde la toma de Kabul no se ha detectado un flujo de emigrantes rumbo a tierras pakistaníes, país que ha otorgado 300 visados a periodistas afganos que desean abandonar su territorio.

Según aseguró, Pakistán se ha ofrecido además a acoger a aquellos diplomáticos, miembros de ONG o de instituciones occidentales que no puedan abandonar Afganistán por avión y quieran hacerlo por tierra.

"Es el momento de dar una oportunidad a la paz", dijo el diplomático, para quien tanto Pakistán como Afganistán "han sufrido suficiente" en estos últimos años. La solución militar, incidió, "no es viable ni posible" en el país vecino, pero sí una vía negociada.

"Esperamos que los derechos humanos, los derechos de las mujeres y niños y los derechos de las minorías, que son los fundamentos en los que se basa una sociedad segura y estable, sean respetados", añadió como mensaje a los talibán.

Pakistán, junto con China, Rusia e Irán, mantiene su embajada abierta en Kabul y toma, según Asghar, como una buena señal el hecho de que ningún edificio diplomático, ONG ni organización extranjera en la capital afgana haya sido violentada.

Este país ha formado parte de las negociaciones en los últimos años entre Estados Unidos y los talibanes en Doha y está "totalmente comprometido", enfatizó el diplomático, en trabajar con la comunidad internacional para llegar a "un acuerdo político pacífico e inclusivo que permita a Afganistán prosperar y desarrollarse".

Preguntado sobre si esa solución debe pasar por un proceso democrático con elecciones, respondió que se trata de una sociedad muy tribal con sus propias características y dijo no poder comentar la manera en que el nuevo gobierno afgano debe instaurarse.

Lo que sí tiene claro el diplomático, esperanzado de que los talibanes hayan "aprendido lecciones" en los últimos años, es que "Afganistán no puede controlarse desde el exterior".

Respecto a la situación en los dos pasos fronterizos terrestres que comparten ambos países, Asghar dijo que es por ahora tranquila y negó que en su país existan "santuarios" que den refugio a los talibanes. "Pakistán quiere proteger sus fronteras para preservarse de las amenazas externas", añadió al respecto.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.