Pakistán nombra a la primera jueza del Tribunal Supremo

Islamabad, 24 ene (EFE).- Ayesha Malik juró este lunes el cargo como jueza del Tribunal Supremo de Pakistán, convirtiéndose así en la primera mujer que logra acceder a la máxima instancia judicial de este conservador país, y cuya nominación había despertado fuertes críticas entre las asociaciones de abogados paquistaníes.

El presidente del Supremo, Gulzar Ahmed, fue el encargado de tomar el histórico juramento a Makik en una ceremonia celebrada en Islamabad y retransmitida en vivo por las televisiones nacionales.

Tras el juramento, y en unas breves pero polémicas declaraciones a la prensa local, Ahmed afirmó que la jueza Malik es lo suficientemente competente como para convertirse en jueza del Tribunal Supremo de Pakistán y reconoció que fue nombrada para ostentar el cargo por el hecho de ser "mujer".

Guste o no, el nombramiento de Malik pone también a la jueza frente a la posibilidad de convertirse en la primera mujer en presidir el Tribunal Supremo en los últimos años de su carrera, antes de que se retire en 2031, dado que en 2030 ella será la juez con mayor antigüedad en la máxima instancia judicial.

Hasta el nombramiento de hoy, su carrera ha encontrado fuertes detractores, que cuestionaron su candidatura por violar el principio de antigüedad para nombrar a jueces al Supremo.

La letrada, que procede de la Corte Superior de Lahore, era la cuarta en la lista de antigüedad de ese tribunal, con lo cual, a juicio de los críticos, otros jueces superiores tenían más mérito para alcanzar el puesto en el Tribunal Supremo.

El Colegio de Abogados del Tribunal Supremo llegó incluso a convocar una protesta para rechazar la candidatura de Malik y otras asociaciones amenazaron con boicotear los procedimientos judiciales.

Unas amenazas que no se materializaron hoy, según explicó a Efe un funcionario judicial del Tribunal Supremo, Muhammed Ishtiaq, que aseguró que todos los procedimientos judiciales transcurrieron con normalidad en el momento de la toma de juramento.

A pesar de las críticas, el nombre de Malik también despertó la esperanza de activistas y organismos de derechos humanos que luchan en Pakistán por construir un sistema justo y equitativo para mujeres y niñas dentro de una sociedad profundamente conservadora.

"Su nombramiento marca un momento histórico tanto para el Tribunal Supremo de Pakistán como para las jóvenes y niñas paquistaníes que ahora saben que ellas también pueden tener un asiento en las mesas de poder", festejó este mes en Twitter la presidente de Género y Equidad de la Fundación Gates, Anita Zaidi.

Pakistán era el único país del Sur de Asia que nunca había tenido una jueza en el Tribunal Supremo, y las mujeres suponen solo un 4 por ciento de todos los jueces en los tribunales superiores, según la organización Human Rights Watch (HRW).

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.