Pakistán frustra complot para atacar a suníes

ASIM TANVEER
·1  min de lectura
Miembros de la comunidad hazara, de la minoría chií, realizan una manifestación en Quetta, capital de la provincia de Baluchistán, en Pakistán, el miércoles 6 de enero de 2021, en protesta por el asesinato de mineros del carbón. (AP Foto/Arshad Butt)

MULTAN, Pakistán (AP) — La policía de Pakistán allanó los escondites de un proscrito grupo miliciano chií y arrestó a siete sospechosos acusados de un complot para atacar a líderes de grupos suníes.

La policía antiterrorista de Pakistán y la agencia de inteligencia del país informaron el jueves que realizaron la operación en la provincia oriental de Punjab.

En un comunicado, el Departamento de Lucha contra el Terrorismo de Punjab afirmó que los sospechosos del grupo Sipah-e-Mohammad fueron arrestados en tres redadas separadas durante las 24 horas anteriores en las ciudades de Sargodha, Khusab y Sahiwal.

Dijo que los agentes incautaron material para fabricar bombas y armas que los hombres arrestados presuntamente iban a utilizar en ataques sectarios. Los sospechosos estaban dirigidos por el líder miliciano Mehmood Iqbal, que se escondía en un país vecino, aseguraron las autoridades, que no identificaron al país. Sin embargo, las autoridades han culpado previamente a Irán de respaldar a los milicianos chiíes.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes a menudo realizan arrestos de este tipo, pero los más recientes se produjeron justo después de que milicianos suníes mataran a 11 mineros del carbón chiíes que habían secuestrado en el suroeste de Baluchistán.

Enfurecidos por el asesinato de mineros del carbón el domingo, cientos de miembros de la comunidad hazara, de la minoría chií, se han manifestado desde entonces en Quetta, la capital de la provincia de Baluchistán.

Los mineros del carbón asesinados también pertenecían a la comunidad hazara, que ha sido blanco repetidamente de milicianos suníes, incluido un afiliado del grupo Estado Islámico que reivindicó la responsabilidad del secuestro y asesinato de los mineros a unos 48 kilómetros (30 millas) al este de Quetta.