Padres de Yuritzbi exigen a Fiscalía de Jalisco detención del asesino

·4  min de lectura

MORELIA, Mich., noviembre 5 (EL UNIVERSAL).- El pasado 19 de octubre, Elizabeth Rico y su esposo recibieron una llamada que los alertaba de la supuesta desaparición de su hija Helida Yuritzbi Mendoza Rico y su pareja sentimental. Al no tener noticias, Elizabeth, quien vive en Santa Clara del Cobre, municipio de Salvador Escalante, Michoacán, se trasladó a Zamora donde vive el papá de Yuri.

Posteriormente viajaron a Zapopan, Jalisco, donde vivía su hija en pareja con Manuel Alejandro Sosa Benítez, un médico de profesión. Elizabeth cuenta que la idea era ir al departamento donde vivía su hija, ubicado en la calle Vicent Van Gogh del fraccionamiento Real Vallarta, de ese municipio jalisciense. Narra que en el trayecto de Zamora a Zapopan recibieron una llamada de un supuesto refugio para mujeres víctimas de violencia.

Recuerda que les informaron que ahí se encontraba su hija Yuri, la joven de 23 años de edad y licenciada en Ciencias de Comunicación. Al llegar al domicilio que les indicaron, Elizabeth, su esposo y otra de sus hijas vieron que no era un refugio, si no las instalaciones de la Fiscalía de Jalisco. Describe que en ese momento pensaron lo peor y minutos después les confirmaron que no estaban equivocados: Yuri estaba muerta; había sido degollada.

Elizabeth platicó a EL UNIVERSAL que el personal de la FGEJ les informó que había los elementos para presumir que el asesino de Yuri había sido su pareja sentimental. Relata que en la Fiscalía les aseveraron que por las pruebas que tienen, ya existe incluso una orden de aprehensión contra Manuel Alejandro como el presunto feminicida. Según la Fiscalía, los testimonios revelaron que cerca de las 8 de la mañana del 17 de octubre, los vecinos de la pareja alertaron de una fuerte discusión entre ambos.

Dijeron y así consta en el parte oficial, que la Policía local llegó dos horas después y Helida Yuritzbi ya había sido asesinada. De acuerdo a las pruebas periciales y las investigaciones, su pareja sentimental, Manuel Alejandro, le había cortado el cuello con un arma blanca. La mamá de la joven profesionista expuso que el personal de la Fiscalía les explicó que en las investigaciones hay pruebas que advierten que Alejandro Sosa, ese día por la noche, le tocaba trabajar. Las pruebas revelan que Manuel Alejandro habló por teléfono con la doctora a la que relevaría, la cual abandonó muy nerviosa el hospital privado en el que trabajaban. De acuerdo a las llamadas, la profesionista se desapareció, por lo que al enterarse, los familiares presentaron la denuncia y se emitió una Alerta Alba.

Aunque a la familia de Yuri, la Fiscalía solo les informó que la otra joven fue encontrada después, no les precisaron si fue hallada con vida o en qué condiciones. Elizabeth Rico contó que ese mismo día, la Fiscalía de Jalisco les facilitó los trámites para la entrega del cuerpo y el traslado del mismo a su pueblo natal, Santa Clara del Cobre. Mencionó que, al no tener noticias de la captura del presunto asesino, el papá de Yuri se presentó en la FGEJ para pedir una copia del expediente y de la orden de aprehensión.

Afirmó que esos documentos les fueron negados y les pidieron un oficio para realizar el trámite que les permita obtener una copia de la Carpeta de Investigación. El pasado lunes, los padres de la víctima se comunicaron a la Fiscalía, pero fue un día inhábil, por lo que señalan que, más allá de los que les comentaron en persona, nada les han informado sobre la búsqueda del presunto responsable.

La familia de Yuri encabezó marchas simultáneas en Pátzcuaro, Morelia y Zamora, Michoacán, para hacer público su grito de justicia. Elizabeth Rico aclaró que no quieren venganza, sino que se haga justicia y se detenga al hombre que le arrebató la vida a su hija.

Antecedente

Helida Yuritzbi Mendoza Rico y Manuel Alejandro Sosa Benítez se conocieron hace año y medio en una fiesta en la ciudad de Morelia, de donde es él. A los cuatro meses de conocerse, Yuri decidió irse a vivir con Manuel a Zapopan, Jalisco, donde era residente de un hospital privado. Pero no pasaron ni 14 meses más cuando, presuntamente, Manuel Alejandro decidió acabar con la relación sentimental y con la vida de Helida Yuritzbi. Elizabeth, mamá de Yuri, contó que tras el asesinato de su hija, una hermana del probable homicida les llamaba para obtener información. Yuri ahora está muerta y Manuel prófugo de la justicia, sin que hasta el momento se tengan pistas de su paradero.