Los padres de estas víctimas de Uvalde quieren prohibir los AR-15, ¿EE.UU. los escuchará?

·9  min de lectura
Familiares de los niños asesinados en Uvalde piden más acción en el control de armas  (Getty Images)
Familiares de los niños asesinados en Uvalde piden más acción en el control de armas (Getty Images)

Los 19 estudiantes y dos maestras asesinados durante el tiroteo masivo en la escuela de Uvalde la semana pasada tenían historias, esperanzas y sueños diferentes. Pero una cosa que comparten muchos de sus familiares sobrevivientes es el deseo de que el rifle semiautomático AR-15 utilizado en la masacre sea prohibido o severamente restringido.

El arma, una versión civil de un rifle que las tropas estadounidenses usaron en Vietnam, es bastante popular entre los consumidores y tiradores masivos, quienes usaron alguna versión de un rifle estilo AR-15 durante las masacres en Búfalo, Aurora, Sandy Hook, Christchurch, y muchas más ciudades en todo el mundo que ahora evocan la imagen de la terrible violencia armada.

Pero muchos padres en Uvalde y legisladores de todo el país tratan de sacar esta arma de las calles después de la masacre en Texas, el segundo tiroteo escolar más mortífero en la historia de EE.UU.

“Los rifles de asalto no deberían venderse en absoluto, punto”, comentó Jessie Rodriguez, de 53 años, cuya hija Annabell, de 10, murió en el tiroteo.

“Entendemos que haya un rifle de asalto para los militares; no para uso personal. No matar a tiros a nuestros hijos… todos los niños fueron asesinados a tiros como si fueran animales”, le dijo aThe Independent.

Uvalde, Texas, es una ciudad conservadora que votó dos veces por Donald Trump, en un estado republicano donde la posesión de armas es casi una religión. Al igual que muchos condados mayoritariamente hispanos (el 72 por ciento de sus residentes son hispanos o latinos según el censo de EE.UU.), Trump aumentó su margen de victoria dos dígitos en 2020 cuando venció a Joe Biden en ese lugar.

Pero los afectados por el tiroteo dicen que EE.UU. no debería tener un arma de guerra en la calle. Algunos se opusieron a los líderes estatales republicanos, como el gobernador Greg Abbott, un firme defensor de las armas, quien argumentó que el fácil acceso a las armas no es el problema.

Las familias culpan a los políticos a favor de las armas

Alexandria, de 10 años, la hija de Kimberly Mata Rubio y Felix Rubio, fue otra de las víctimas mortales. Rechazaron una oferta de reunirse con el gobernador después del tiroteo.

“Vivimos en un pueblo bastante pequeño en este estado republicano, y todos nos dicen, ya sabes, que no es el momento de ser políticos, pero lo es, lo es”, le comentó Rubio a The New York Times . “No hay que permitir que esto le pase a alguien más”.

Alexandria “Lexi” Rubio, de 10 años, fue uno de los 19 niños asesinados el martes 24 de mayo de 2022 en Uvalde, Texas (Facebook/Kimberly Mata-Rubio)
Alexandria “Lexi” Rubio, de 10 años, fue uno de los 19 niños asesinados el martes 24 de mayo de 2022 en Uvalde, Texas (Facebook/Kimberly Mata-Rubio)

Felix Rubio es agente de la oficina del alguacil del condado de Uvalde, donde le comentó al Times que el control de armas no siempre es una opinión popular. La familia espera que se hagan reformas en nombre de su hija, ya que ella esperaba algún día ser abogada y ayudar a la gente.

“Nuestro bebé quería ser abogada; ella quería marcar la diferencia”, agregó Rubio. “Por favor, asegúrense de que la haga ahora”.

Rolando Reyes, abuelo del tirador de Uvalde, Salvador Ramos, también se sumó al llamado para limitar el acceso a las armas.

“Odio cuando veo todas las noticias de todas esas personas que reciben disparos, estoy en contra de todo eso. Yo digo: ‘¿Por qué dejan que esta gente compre armas y todo eso?’, Declaró después del tiroteo.

No todos abogan por una prohibición total de los AR-15 a la manera de países como Canadá, que intentará aprobar una iniciativa obligatoria de recompra de armas de asalto.

Vincent Salazar (der), padre de Layla Salazar, llora al arrodillarse frente a la cruz con el nombre de su hija en un monumento fúnebre por las víctimas  del tiroteo en la escuela primaria de Uvalde (AP)
Vincent Salazar (der), padre de Layla Salazar, llora al arrodillarse frente a la cruz con el nombre de su hija en un monumento fúnebre por las víctimas del tiroteo en la escuela primaria de Uvalde (AP)

Vincent Salazar, de 66 años, cuya nieta Layla estaba entre los muertos, comentó que cree que las autoridades deberían aumentar la edad mínima para poseer armas como el AR-15. Según las indulgentes leyes de armas de Texas, cualquier persona mayor de 18 años puede portar un rifle en público con requisitos mínimos.

“Esta libertad de llevar, ¿qué hizo?”,preguntó Salazar la semana pasada. “Mató”.

Javier Cazares, padre del fallecido Jackie Cazares, de 10 años, es veterano del ejército y propietario de armas.

Le dijo a Associated Press que vender rifles de asalto a adolescentes es “ridículo”.

A pesar del control republicano en Texas, la mayoría de los tejanos no apoya algunas de las leyes de armas más permisivas del estado. La mayoría apoya las verificaciones de antecedentes universales y se opone a permitir que los propietarios de armas de fuego porten armas en público sin una licencia o capacitación.

Que estos sentimientos se conviertan en acción a nivel estatal o nacional sigue siendo muy dudoso.

Algunos demócratas de Texas se pronunciaron en contra de los AR-15, como el senador estatal Roland Gutierrez, quien representa a Uvalde, y el candidato a gobernador Beto O'Rourke, quien interrumpió de manera memorable una conferencia de prensa de funcionarios de Texas después del tiroteo para exigir más acción.

El demócrata Beto O’Rourke, quien es el rival de Abbott por la gubernatura, interrumpió una conferencia de prensa del gobernador de Texas el miércoles 25 de mayo de 2022 (Copyright 2022 The Associated Press. todos los derechos reservados)
El demócrata Beto O’Rourke, quien es el rival de Abbott por la gubernatura, interrumpió una conferencia de prensa del gobernador de Texas el miércoles 25 de mayo de 2022 (Copyright 2022 The Associated Press. todos los derechos reservados)

“Creo que somos tontos si creemos otra cosa que no sea que estas armas de guerra seguirán utilizándose con mayor frecuencia contra nuestros compatriotas estadounidenses", expresó O'Rourke durante una reunión de ayuntamiento reciente.

“Es por eso que he tomado la posición de que no creo que debamos tener AR-15 y AK-47 en la vida civil”, agregó. “Pertenecen a un campo de batalla”.

Y las familias de las víctimas de tiroteos anteriores también han sumado sus voces al llamado para hacer más.

“Toma tu angustia, tu miedo, tu ira y tristeza, y canalízalos en acción. Debemos actuar hoy y todos los días hasta que termine esta epidemia de violencia. Pide a tus funcionarios electos que aprueben una legislación de sentido común que proteja la seguridad y la vida de los niños”, escribió un grupo de padres de Sandy Hook después del tiroteo. Piden prohibir los rifles de asalto entre una lista de medidas más amplias de control de armas.

“Esto se puede hacer mientras se defienden los derechos de la segunda enmienda. Ahora es el momento de tomar medidas audaces; como país, ¿cuánto tiempo más podemos quedarnos quietos mientras niños inocentes siguen siendo asesinados?”.

Oposición republicana

Pero líderes como el gobernador Abbott, quien introdujo una serie de leyes que facilitan la compra y la portación de armas en público con requisitos mínimos, han descartado nuevas medidas de control de armas a raíz de Uvalde.

“La capacidad de un joven de 18 años para comprar un arma larga ha existido en el estado de Texas durante más de 60 años, y durante el transcurso de esos 60 años, no hemos tenido episodios como este”, declaró Abbott en una conferencia de prensa el día después del tiroteo.

“Algo que ha cambiado de forma sustancial”, continuó, “es el estado de la salud mental en nuestras comunidades. Lo que sí sé es esto: nosotros como estado, nosotros como sociedad, necesitamos hacer un mejor trabajo con la salud mental. Cualquiera que le dispare a otra persona tiene un problema de salud mental, punto”.

El tirador de Uvalde, Salvador Ramos, publicó fotos de sus armas en línea (Instagram)
El tirador de Uvalde, Salvador Ramos, publicó fotos de sus armas en línea (Instagram)

El senador Ted Cruz de Texas criticó los esfuerzos demócratas en la legislación sobre armas.

“Inevitablemente, cuando hay un asesinato de este tipo, ves a los políticos tratando de politizarlo, ves a los demócratas y a mucha gente en los medios cuya solución inmediata es tratar de restringir los derechos constitucionales de los ciudadanos respetuosos de la ley”, comentó después del tiroteo. “Eso no funciona. No es efectivo. No previene el crimen”.

Tales sentimientos inspiraron un aire de pesimismo entre algunas familias Uvalde.

Ángel Garza, padrastro de la asesinada Amerie Jo, le dijo a CBS que no confía en que algo cambie.

“Nada cambia”, expresó. “Nada va a cambiar. Esto siempre sucede en un pueblo pequeño. Nadie espera que pase nada malo. Luego sucede y todos quieren hacer cambios para evitar que suceda, y luego se calma un poco, luego vuelve a suceder. Es un ciclo”.

Las señales son un poco más alentadoras para la reforma a nivel federal, aunque muchos también se muestran escépticos.

El nacimiento y muerte de una prohibición de armas de asalto

Biden, por su parte, mostró optimismo de que los republicanos se conmoverán lo suficiente por la atrocidad pura del tiroteo en Texas.

“Creo que las cosas se han puesto tan mal que todo el mundo se vuelve más racional al respecto”, le comentó el presidente a la prensa el lunes. Consideró que los “republicanos racionales” podrían unirse a él en la mesa.

Biden se encuentra en la posición única de haber aprobado con éxito la prohibición más reciente de los rifles de asalto. En 1994, el entonces senador Biden redactó la Ley de aplicación de la ley y control de delitos violentos firmada por el presidente Bill Clinton.

Si bien desde entonces muchos progresistas criticaron la ley por aumentar el encarcelamiento masivo, en particular para las personas de color, también hizo que sea “ilegal que una persona fabrique, transfiera o posea un arma de asalto semiautomática” y nombró específicamente al Colt AR-15.

Pero la disposición duró sólo una década. En 2004, George W. Bush, quien entonces se postulaba para la reelección, aseguró que volvería a autorizar una prohibición aprobada por el Congreso, pero Los Angeles Times informó en ese momento que no presionó de forma agresiva para que se extendiera.

En 2013, después de que un hombre armado matara a 26 personas en la Escuela Primaria Sandy Hook en Newton, Connecticut, los esfuerzos para regular las armas de asalto nunca despegaron y no lograron obtener ni siquiera una mayoría de votos en el Senado. Más bien, el Senado prefirió centrarse en la legislación del senador demócrata Joe Manchin de Virginia Occidental y el senador republicano Pat Toomey de Pensilvania para ampliar las verificaciones de antecedentes. Pero esa legislación no logró despejar un obstruccionismo.

¿Cuántos republicanos “racionales” hay?

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, encargó a su colega John Cornyn de Texas que ayude a liderar las negociaciones con los demócratas, aunque ambos republicanos tienen un largo historial de oposición a nuevas formas de legislación sobre armas y de recibir dinero de grupos de cabildeo de armas como la NRA (Asociación Nacional del Rifle).

Después del tiroteo, Cornyn, exjuez asociado de la Corte Suprema de Texas y predecesor de Abbott como fiscal general, declaró que Uvalde “no era una excusa para infringir los derechos de la Segunda Enmienda de los ciudadanos respetuosos de la ley”.

En lugar de grandes cambios en las leyes de armas, muchos republicanos han presionado para que se realicen más mejoras en la seguridad de las escuelas y se arme a los maestros, a pesar de que Uvalde tenía un largo historial de inversiones en el “fortalecimiento de las escuelas” y una fuerza policial escolar, ninguno de los cuales hizo mucha diferencia durante el tiroteo.

La semana pasada, la senadora Dianne Feinstein de California, autora de la prohibición de 1994 con Biden, le comentó a The Independent lo deprimente que puede ser trabajar en la legislación sobre armas.

“Veo todo lo que está ocurre en EE.UU. debido a las armas y es muy preocupante”, aclaró. “Es lo único en la política estadounidense que es de verdad desilusionante. Que no podamos elevarnos por encima de esa atracción [por las armas]. Y este es el resultado. Parte de ello”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.