Padres de Miami que comparten un vínculo con sus hijos: de la casa familiar al consultorio médico

·5  min de lectura

El Día del Padre suele ser un momento en el que padres e hijos se reúnen para disfrutar de un brunch o una carne asada. Pero para varios médicos del sur de la Florida, los lazos familiares se extienden a la oficina.

Eso significa trabajar juntos, curar a los pacientes e incluso traer al mundo nuevos bebés.

Los padres pueden enseñar a un niño muchas cosas por primera vez: quizá el suyo le enseñó a poner un clavo sin golpearse el pulgar. Los padres que conocerá a continuación, también han introducido a sus hijos en el mundo de la medicina.

Sus hijos recorrían los pasillos del hospital observando al doctor papá en su trabajo. Hoy, los niños se han convertido en médicos, trabajando junto a sus padres en lugares que conocen desde temprano.

La Dra. Olga Tudela y su padre, el Dr. Francisco Tudela.
La Dra. Olga Tudela y su padre, el Dr. Francisco Tudela.

La familia Tudela

Los lazos familiares están en el escritorio de un despacho del último piso del HCA Florida Kendall Hospital, antes conocido como Kendall Regional. Francisco Tudela, de 72 años, ginecólogo-obstetra del hospital, estaba sentado con su hija, Olga Tudela, de 42 años, también ginecóloga-obstetra. Estaban rodeados de fotos de su legado familiar en la medicina.

Una foto muestra a un Francisco más joven operando junto a su padre, que lleva el mismo nombre y que también era ginecólogo-obstetra. Otras fotos muestran a su padre estrechando la mano del presidente Ronald Reagan y de su vicepresidente George H.W. Bush.

El padre de Francisco Tudela trabajó en la bahía de Guantánamo, en Cuba, tras obtener su título de médico en Chicago. Poco después de que Fidel Castro tomara el poder en los años 60, se marchó a Estados Unidos, donde trabajó el resto de su carrera.

Ahora, su nieta, Olga Tudela, trabaja en las mismas salas donde su abuelo fue mentor de su padre, y a veces ve a los mismos pacientes a los que ayudaron.

“Cuando los veo, los mayores me dicen: ‘Dios mío, tu abuelo trajo al mundo a mi bebé’”, dice Olga. “He trabajado con personas que conocieron a mi abuelo, que me cuentan un aspecto de él que realmente no conocía”.

Horacio Asbun lleva a su hijo pequeño, Domenech Asbun, a la espalda mientras esquía.
Horacio Asbun lleva a su hijo pequeño, Domenech Asbun, a la espalda mientras esquía.
Domenech Asbun, a la izquierda, y su padre, Horacio Asbun, a la derecha, fuera de Baptist Health South Florida.
Domenech Asbun, a la izquierda, y su padre, Horacio Asbun, a la derecha, fuera de Baptist Health South Florida.

La familia Asbun

En el Instituto Oncológico de Miami de Baptist Health, padre e hijo trabajan juntos como cirujanos especializados en operaciones hepatobiliares, o de hígado y vesícula biliar. Su familia ha visto generaciones de médicos.

Horacio Asbun, jefe de cirugía hepatobiliar y pancreática del Instituto Oncológico, dijo que llama a su hijo “Dr. Asbun 3.0” porque es el tercer cirujano consecutivo de la familia.

Juan Asbun, o “Dr. Asbun 1.0”, ejerció la cirugía en Bolivia, donde fue un modelo para su hijo. Era cirujano general cuando los cirujanos de la época no se especializaban. Se dedicó a la cirugía hepatobiliar, que las dos generaciones siguientes tomaron como especialización.

“Muchas de las cosas que he aprendido de él, las he practicado realmente y han sido una fuente de éxito para mí; no me refiero solo a la parte quirúrgica, técnica, sino también a la pasión por tratar al paciente como un ser humano y disfrutar de la relación y el vínculo entre el cirujano y el paciente”, dijo Horacio Asbun.

Cuando a Horacio le tocó formar a su propio hijo, se preguntaba cómo se desempeñaría como médico. Pero papá descubrió que su hijo tenía un sentido innato de cómo ser médico.

Domenech Asbun, cirujano hepatobiliar del Instituto Oncológico, bromeó diciendo que su padre y su abuelo debieron haberlo estado formando desde pequeño.

Leonard Kalman, a la derecha, asistiendo a un partido de béisbol con su hijo, Noah Kalman.
Leonard Kalman, a la derecha, asistiendo a un partido de béisbol con su hijo, Noah Kalman.
Noah Kalman, a la izquierda, y Leonard Kalman, a la derecha, afuera de Baptist Health South Florida.
Noah Kalman, a la izquierda, y Leonard Kalman, a la derecha, afuera de Baptist Health South Florida.

La familia Kalman

Leonard y Noah Kalman, padre e hijo, también son cirujanos del Instituto Oncológico de Baptist Health en Kendall.

Leonard Kalman es el subdirector médico y jefe médico del Instituto, y Noah Kalman es oncólogo de radiación.

Leonard, de 72 años, dijo que se sintió atraído por la profesión debido a que vio que las personas con cáncer necesitan ayuda, y él quería estar ahí para ellos. Su hijo quería dedicarse a la ingeniería, pero, al igual que su padre, se sintió atraído por la idea de ayudar a la gente a través de la medicina.

“Nunca le presioné para que fuera médico. De hecho, le dije, ya sabe, que fuera banquero de inversiones”, dice el doctor papá. “No siguió ese consejo. En cambio, decidió ser médico. Pero me llena de orgullo ver que está aquí trabajando duro”.

Además de ayudar a los pacientes, Noah considera que su trabajo es una vuelta a casa porque puede ver a mucha gente que conoce desde hace años.

Jodie Barkin, a la izquierda, con su padre James Barkin.
Jodie Barkin, a la izquierda, con su padre James Barkin.

La familia Barkin

La Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami (UM) es el hogar de un dúo de padre e hijo, con James Barkin, profesor de Medicina en la universidad, y Jodie Barkin, profesor asociado en la misma facultad.

“Allí juntos trabajamos mucho y es realmente alguien que es un mentor las 24 horas del día”, dijo Jodie. “Tienes el papel de mentor paterno. Tienes el papel de mentor de un colega mayor. ...Yo tengo una especie de pase de acceso total”.

Jodie atribuyó a su padre el mérito de ser un pionero en el campo de la enfermedad pancreática y la pancreatitis. Ahora, James es el director del Centro del Páncreas de la UM, mientras que su hijo es el director asociado. Trabajan juntos en proyectos de investigación y en la atención a los pacientes.

James Barkin dice que es mucho más fácil ser mentor de su hijo, no solo porque trabajan en el mismo campo, sino por la conexión que comparten.

“La parte afortunada de tener a tu hijo o hija en el mismo campo que tú es que puedes entender los problemas a los que se enfrentan”, dijo. “Es un tipo de vínculo especial cuando sales de tu auto y ves a tu hijo, salir del suyo, y nos acercamos y nos damos un abrazo para empezar el día”.

El Día del Padre

Fuera del hospital, a los médicos les gusta estrechar lazos en torno a otras cosas además de la medicina.

Los Tudela dicen que les gusta navegar en familia.

Los Asbuns dijeron que les gusta ir a esquiar y montar bicicleta juntos.

Los Kalman y los Barkins comparten su entusiasmo por los deportes.

Una cosa que todos comparten es que planean pasar el Día de los Padres con la familia, donde los padres y los hijos pueden estrechar aún más sus lazos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.