Padre vende su bebé por 11.400 dólares para dar propinas a sus video bloggers favoritas

Una chica hace una transmisión en vivo en las plataformas de streaming en China. Foto REUTERS

Un padre en China vendió a su hija por 80.000 yuanes a una pareja y derrochó el dinero pagando propinas para ver las transmisiones en vivo de sus video bloggers femeninas favoritas a través de la plataforma Kuaishou, que permite dar "regalos virtuales" a cambio de poder interactuar con las atractivas jóvenes.

Aunque el padre de la niña ya fue condenado hace algunos meses bajo cargos de trata de menores, el caso tan solo se conoció recientemente gracias a un informe del diario chino Strait Metropolis Daily.

De acuerdo con el reporte de ese medio, el hombre de apellido Lu fue presentado a los compradores a principios de este año por dos intermediarios.

La edad de la niña no fue especificada por el tribunal, pero fue entregada a una pareja de apellido Chen, residentes en la ciudad de Fuzhou, ubicada a poco más de 100 kilómetros del lugar de residencia de Lu en la provincia de Fujian, en el sureste de China.

Las “tarifas de nutrición”

Los Chen estaban desesperados porque no podían concebir después de la muerte de su hijo en 2017. Por eso aceptaron reunirse con Lu a principios de este año para ver fotos y videos de la niña que iban a “adoptar” a cambio del desembolso.

Los dos aceptaron pagar los 80.000 yuanes a cambio de la bebé y viajaron a la ciudad de Lu para firmar un supuesto contrato de adopción y entregar el dinero bajo el término de “tarifas de nutrición” para la niña.

El padre de la menor afirmó ante los jueces que no podía permitirse mantener a sus dos hijos por los costos que implicaba criarlos, alimentarlos y cuidarlos desde que su esposa lo dejó y desapareció.

Después de recibir el dinero por su hija, Lu derrochó el dinero dando propinas a sus video bloggers favoritas que hacen retransmisiones en línea e interactúan con los usuarios a cambio de dinero, según aseguró la corte que lo condenó.

Lu uso la popular aplicación china Kuaishou para dar varios “regalos” a sus predilectas, los cuales tenía que comprar con dinero real que luego termina en algunas compañías que tienen a cientos de mujeres jóvenes y atractivas transmitiendo en línea las 24 horas del día.

El asunto había pasado desapercibido hasta que en mayo pasado la familia Chen intentó aplicar por una identificación formal para la niña, para lo cual usaron un certificado de nacimiento falso que fue detectado de inmediato por las autoridades.

La Fiscalía Popular del Distrito de Jin'an, en Fuzhou, presentó cargos contra Lu y la familia Chen, según el informe del diario Strait Metropolis Daily.

La suerte de la bebé aún es desconocida.

Una oficial de la Fiscalía Popular del Distrito de Jin'an realiza una jornada de información con niños en edad escolar. Foto de la Fiscalía Popular del Distrito de Jin'an

Un negocio boyante

La transmisión en vivo es muy popular en China y ayuda a las empresas a popularizar sus productos, para lo cual usan desde granjeros que ofrecen productos agrícolas, hasta mujeres ligeras de ropa que realizan rutinas de baile a cambio de regalos virtuales que se deben pagar con dinero real.

Se estima que el mercado de las transmisiones en vivo tendrá un valor estimado de unos 13.100 millones de yuanes, unos 1.861 millones de dólares, para este año, según datos recientes de la compañía iResearch.

Las autoridades han intentado, sin éxito, prevenir que algunas mujeres atraigan más usuarios usando comportamientos o ropa muy sugestiva, pero la multiplicidad de canales ha impedido un control sobre todo lo que se transmite en línea.

Este intenso escrutinio de las autoridades se debe principalmente a una serie de escándalos que han afectado a la industria, entre ellos algunas menores de edad que se desnudaron en línea y la muerte de Wu Yongning, una estrella del “rooftopping” (subir de manera insegura, ilegal y sin equipo de protección a techos, tejados, grúas, antenas, etc.), al caerse de un edificio en Changsa en noviembre de 2017.

Las autoridades chinas realizaron una intensa campaña de verificación en más de 5.000 aplicaciones de transmisión en vivo y cerraron 370 transmisiones por “programación ilegal” que se dedicaban a la pornografía y al “contenido que instiga al crimen”, informaron en ese entonces los medios estatales.

Con las transmisiones en vivo cantando, bailando, maquillándose o realizando actividades cotidianas y mundanas como comer, algunas de las estrellas pueden hacer hasta 100.000 yuanes al mes (unos 14.000 dólares), con una audiencia que es mayoritariamente masculina.

Estas plataformas se han convertido en una fuente importante de entretenimiento para los hombres en China, especialmente debido a que en el país más poblado del mundo hay 42 millones de hombres más que mujeres y por eso muchos solteros se pegan a la pantalla para ver caras y cuerpos juveniles.

En noviembre de 2018, un hombre de 19 años diagnosticado con depresión y de apellido Lee, gastó más de 37.000 dólares en una transmisión en vivo con una joven que, según él, era su novia. Parte del dinero eran los ahorros que sus padres habían hecho para comprar una nueva casa.

Artículos relacionados que te pueden interesar: