Padre enfadado entra a la escuela de su hijo con una AK-47 y amenaza al profesor que lo "golpeó"

Mientras el debate sobre la tenencia y el uso de armas sigue dividiendo a Estados Unidos, los incidentes relacionados con esta problemática ocurren cada vez con más frecuencia, sin importar ciudades, género o nivel escolar.

Uno de los casos más recientes es el de Christopher Freeman, un hombre de Florida de 27 años que fue arrestado después de haberse presentado en la escuela de su hijo con una AK-47 cargada y amenazar a los maestros.

Imagen de Christopher Freeman, arrestado tras aparecer en la escuela de su hijo con un arma AK-47. (Foto: Palm Beach County Sheriff’s Office)

Los hechos ocurrieron en la secundaria Bear Lakes, ubicada en la ciudad de West Palm Beach, en el sur de la Florida, cuando Freeman arribó al centro escolar en una silla de ruedas después de que su hijo lo llamó llorando porque un maestro “lo había golpeado”.

“Estaba visiblemente molesto y gritaba y gritaba ‘vas a necesitar más de lo que tienes para lo que tengo’. También dijo: ‘Quiero ver al tipo que golpeó a mi hijo. Tengo algo para él'”, según la declaración jurada de arresto obtenida por ABC News.

La escuela de inmediato entró en simulacro de cierre.

Cuando oficiales de seguridad llegaron al lugar del incidente y registraron a Freeman encontraron una pistola AK-47 Mini Draco metida en el pantalón, con 30 balas y una en la cámara lista para ser disparada, dijo la policía.

Christopher Freeman fue liberado bajo fianza. (Captura de WPTV).

Durante el interrogatorio policial, Freeman dijo que recibió la llamada de FaceTime de su hijo alrededor de las 3 p.m, lo cual era inusual en un día de escuela. Su hijo estaba llorando y dijo que un maestro lo había “golpeado”. En ese momento, un adulto agarró al niño, el teléfono se cayó y se terminó la llamada, según el informe.

Sin embargo Freeman, quien fue arrestado y acusado de posesión de un arma de fuego en las cercanías de una escuela y de asalto agravado con un arma e interrupción de la paz, dijo que se había olvidado de que llevaba consigo el arma y que no sabía que iba en contra del reglamento escolar.

“Esto fue más un malentendido que un delito. No tenía intención de dañar a nadie. Nos interesa ver si hay algún video de seguridad de la escuela porque hubo denuncias de que su hijo fue golpeado”, aseguró su abogado, Jack Fleischman.

El hombre, que ya enfrenta un juicio en abril por drogas y tenencia de armas, está en libertad tras pagar una fianza de 75,000 dólares. 

EFE/Archivo

Este es uno más de los cientos de incidentes que se reportan a diario en un país que no encuentra un consenso sobre el tema de las armas. Un reporte de CNN indica que las muertes por armas de fuego alcanzaron su nivel récord en el año 2017, cuando se reportaron casi 40,000 decesos, de acuerdo a una información tomada de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

El mismo informe asegura que hubo un incremento de más 10,000 muertes con respecto a los datos que se habían recolectado en 1999, cuando se registraron 28,874 fallecimientos.

Asimismo, apunta que el aumento se ha contabilizado desde 1979, año en el que las muertes por armas de fuego comenzaron a formar parte de los datos de mortalidad.

Recientemente, la Cámara de Representantes sostuvo -después de casi una década- una audiencia sobre el control de armas donde los demócratas presentaron un proyecto para que se revisen los antecedentes de quienes pretendan comprarlas. En tanto, algunos republicanos están convencidos de que esta no sería una solución viable.

“Los factores comunes no están relacionados con la revisión de antecedentes para las ventas privadas. Creo que la crueldad más grande es decirle a la gente que la ayudarán con una legislación que no hará nada para arreglar los problemas. En términos legales, eso se llama fraude”, dijo el legislador republicano, Doug Collins.

Pero a pesar de estos enfrentamientos, más líderes están de acuerdo en que debe existir una investigación más profunda. La gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan, firmó hace unos días una nueva ley estatal que busca establecer un mayor control sobre las ventas.

“La verificación de antecedentes reduce el porcentaje de mujeres asesinadas por sus compañeros, el número de suicidios, el porcentaje de oficiales asesinados en el desempeño de su trabajo; es una forma simple de mantener las armas fuera del alcance de personas que cuentan con un historial peligroso”, dijo Lujan Grisham en un comunicado de prensa citado por la agencia de noticias EFE.

En contraste, el gobernador de Kentucky, Matt Bevin, promulgó este lunes una ley que permite a los adultos llevar una pistola oculta sin necesidad de un permiso o entrenamiento. La medida es válida para aquellos a partir de los 21 años de esas y entrará en vigor a finales de junio.

De acuerdo a un estudio del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), Estados Unidos ha aumentado notablemente su posición en la exportación mundial de armas, lo que es un indicio de que la producción, tanto para la venta a nivel de países como la venta interna están en un visible crecimiento.

¿Cómo se compra un arma en Estados Unidos? La adquisición de un arma de fuego es un proceso muy sencillo y la mayoría puede adquirirse a través de vendedores con licencias federales. Una vez que la persona se encuentre en el local será sometida a una revisión de antecedentes penales y el FBI filtrará su nombre en tres bases con datos de criminales, de acuerdo a El Nuevo Herald.

Pero hay muchas maneras de evitar los controles, por ejemplo, en ciertas tiendas y ferias de armas.

Si esa base de datos no arroja ningún resultado, cualquiera podría comprar cuantas armas desee, sin generar ningún tipo de alarmas. De acuerdo a Laura Cutilletta, directora legal en el Centro Legal para Prevenir Violencia de Armas, los vendedores deben reportar todas las transacciones que incluyan la venta de dos o más armas en menos de cinco días por parte de un mismo comprador.

Pero aún así, no es obligatorio “que las autoridades investiguen”…