Padre de copiloto de Germanwings cuestiona investigación

Por FRANK JORDANS

BERLÍN (AP) — El padre del copiloto de Germanwings Andreas Lubitz dijo el viernes que su hijo amaba la vida y que no padecía depresión el día que su avión se estrelló en los Alpes franceses con 150 personas a bordo, e insinuó que la investigación oficial era deficiente.

Guenter Lubitz dijo que hablaba públicamente por primera vez para cuestionar las conclusiones de las autoridades francesas y alemanas, según las cuales su hijo estrelló el Airbus A320 contra la ladera de una montaña para suicidarse.

"En los seis años anteriores al accidente conocíamos a nuestro hijo como alguien que amaba la vida", dijo Guenter Lubitz a la prensa en Berlín. "Nuestro hijo no estaba deprimido en el momento de la caída".

Otras familias que perdieron seres queridos en la caída del 24 de marzo de 2015 expresaron su ira en la conferencia de prensa, en el segundo aniversario del desastre. Los procuradores alemanes descartaron la sugerencia de que la investigación, enfocada en la posible negligencia de terceros, no había examinado todas las posibilidades razonables.

El procurador de Duesseldorf, Christoph Kumpa, dijo a The Associated Press que Andreas Lubitz había padecido depresión durante su entrenamiento como piloto, pero que no había indicios de que esta condición persistiera después de 2009.

"Sin embargo, la investigación demostró que a partir de fines de diciembre de 2014 se hallaron síntomas de una nueva enfermedad psicológica iniciada en ese tiempo, que fue diagnosticada por médicos especialistas en febrero y marzo de 2015", dijo Kumpa.

Un examen de la computadora Tablet de Lubitz reveló que había buscado información sobre la puerta de la cabina de pilotos la semana anterior a la caída. Los investigadores llegaron a la conclusión de que el copiloto dejó al capitán fuera de la cabina antes de poner los controles para que el avión volara a la menor altura posible.

"En opinión de los procuradores de Duesseldorf, no cabe duda razonable de que el copiloto provocó la caída intencional y voluntariamente por razones que hacen sospechar el suicidio", dijo Kumpa.

Un experto en aviación contratado por Guenter Lubitz dijo a la prensa que las autoridades no habían investigado otras posibilidades, tales como errores técnicos y condiciones climáticas adversas.

El experto, Tim van Beveren, acusó a las autoridades de "envenenar" la investigación al concluir dos días después del accidente que Lubitz era responsable.