El padre del bebé es persona de interés en el tiroteo de Azsia Johnson en Upper East Side, según los informes

·6  min de lectura

El padre del bebé de tres meses que era empujado en una carriola cuando la madre del niño fue asesinada en un tiroteo al estilo de una ejecución en el Upper East Side de Manhattan ha sido identificado como una persona de interés en el asesinato, según fuentes policiales y familiares.

Un funcionario de las fuerzas del orden dijo al New York Daily News que Azsia Johnson, de 20 años, había enviado mensajes de texto a su familia diciendo que planeaba reunirse con el padre del bebé el miércoles por la noche para hablar de algunas cosas.

El hombre, cuyo nombre no se ha hecho público, presuntamente había agredido a la víctima mientras estaba embarazada y ella no estaba segura de quererlo ahora en la vida de su hijo, dijo el funcionario.

La víctima, cuya identidad fue confirmada por su madre, iba empujando a su hijo de tres meses en una carriola por el Upper East Side poco antes de las 20:30 horas cuando se le acercó una figura encapuchada y le disparó a quemarropa en la cabeza.

Fue trasladada de inmediato al hospital donde fue declarada muerta. El bebé resultó ileso en el ataque.

La policía busca ahora interrogar al padre del bebé como persona de interés en el asesinato de la joven madre, según la fuente policial y la desconsolada madre de la víctima.

Lisa Desort declaró para Fox News que el padre del bebé había proferido múltiples amenazas tanto contra su hija como contra otros miembros de la familia, pero que la policía no tomó en serio sus quejas.

Dijo que el sospechoso “me había amenazado de muerte, a mi hija de muerte y a mi otra hija de muerte” y que habían denunciado los incidentes a la policía de Nueva York “numerosas veces”.

La afligida madre dijo que “nadie protegió” a su hija.

“Se suponía que la ciudad la protegía. Este es un caso de violencia familiar de enero. Llamamos a la comisaría”, aseguró.

“Todo lo que alguien tiene que saber en esta ciudad es que llamamos numerosas veces para que la protegieran”.

“Nadie protegió a mi hija, y ahora está muerta”.

Su hija, a quien la policía no ha mencionado públicamente, era la madre del bebé de tres meses y de otro menor de dos años.

Ese niño, que tuvo con otro hombre, no estaba con ella en el momento del tiroteo.

Azsia Johnson fue identificada como la víctima del tiroteo del miércoles (Family/PIX11)
Azsia Johnson fue identificada como la víctima del tiroteo del miércoles (Family/PIX11)

Desort dijo que su hija era “la mejor madre” y que soñaba con ser enfermera pediátrica.

“Trabajaba desde los 16 años y cuidaba de la gente. Era la mejor madre”, dijo.

“Mi hija no se merecía esto”.

Un portavoz de la policía de Nueva York se negó a confirmar la identidad de la persona de interés a The Independent, pero dijo que nadie estaba bajo custodia policial alrededor de la 1pm, hora del Este, del jueves.

Los investigadores están investigando la violencia familiar como posible motivo del ataque, ya que la madre y sus hijos aparecen en los informes de incidentes familiares.

Los informes también incluyen los nombres de exnovios, informó CNN, pero no está claro si la persona de interés está entre ellos.

La madre de familia, de 20 años, vivía temporalmente en un refugio para mujeres en East Harlem en el momento de su muerte y estaba paseando a su hijo de tres meses por la calle 95 y la avenida Lexington cuando se produjo el horrible ataque.

Alrededor de las 20:23 horas de la noche del miércoles, un pistolero encapuchado se acercó a la víctima por detrás y le disparó a quemarropa en la cabeza.

La policía dijo que el sospechoso, un hombre vestido con una sudadera negra con capucha y pantalones negros, huyó del lugar a pie por la calle 95.

El tiroteo tuvo lugar a pocos pasos del parque infantil Samuel Seabury, donde los niños pequeños estaban disfrutando de una tarde de verano con sus amigos.

Una niña de 10 años que estaba allí con su hermano y su tía dijo a The New York Post que al principio confundió el ruido del disparo con fuegos artificiales.

“Pero luego me di cuenta de que hubo un disparo. Y me asustó mucho, porque estaba allí mismo, en el parque, jugando, y nunca hubiera pensado que esto pudiera ocurrir", dijo Gabriella.

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, culpó a la “epidemia” de violencia con armas de fuego y a la “proliferación excesiva de armas” en una conferencia de prensa el miércoles por la noche.

“Más armas en nuestra ciudad significan más vidas perdidas”, dijo. “Significan más bebés llorando, mientras aquellos que los aman yacen muertos”.

Y añadió: “Son historias reales, vidas reales. Cuando una mujer está empujando una carriola por la calle y recibe un disparo a quemarropa, eso demuestra cómo este problema nacional está afectando a las familias”.

“No importa si estás en el Upper East Side o en East New York, Brooklyn”.

El alcalde, un exagente de la policía de Nueva York, dijo que el violento asesinato se produjo apenas unas horas después de que las autoridades neoyorquinas hubieran pasado el día trabajando para hacer frente a la violencia con armas de fuego en la ciudad, en un momento en que los tiroteos han aumentado significativamente tanto en Nueva York como en el resto de Estados Unidos.

El miércoles, Adams anunció que la ciudad iba a interponer demandas contra minoristas de armas fantasma y se reunió con la senadora neoyorquina Kirsten Gillibrand para abordar el tráfico de armas.

Por su parte, la gobernadora Kathy Hochul anunció que los legisladores del estado estaban trabajando en un proyecto de ley de control de armas para prohibir la portación de armas de fuego en muchos lugares, incluidos los comercios, a menos que el negocio individual diga específicamente que las armas son bienvenidas.

En los últimos meses ha habido un aumento de los tiroteos masivos en todo Estados Unidos, así como de los llamados a un control más estricto de las armas para evitar que más comunidades queden destrozadas por la violencia armada.

La semana pasada, el presidente Joe Biden firmó un proyecto de ley sobre la seguridad de las armas después de que un grupo bipartidista de legisladores trabajara para introducir y aprobar la primera normativa federal importante sobre armas en décadas.

Sin embargo, mientras las medidas de control de armas eran aprobadas en el Congreso, el Tribunal Supremo, de tendencia conservadora, relajó el control de armas en un fallo el jueves.

Los jueces dictaminaron que una ley de Nueva York que exigía a las personas que pretendían llevar un arma oculta que obtuvieran un permiso era inconstitucional, lo que allanó el camino para que la gente pueda portar armas legalmente en las calles de Estados Unidos sin tener que dar una razón específica para hacerlo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.