Padre acusado de crimen de odio por involucrarse en pelea escolar de su hija

·4  min de lectura

Un hombre del estado de Washington fue acusado de un delito de odio después de involucrarse en un altercado que involucró a su hija, su novio y un estudiante negro en su escuela preparatoria. El hombre, identificado como William Cunningham, fue captado en vídeo mientras usaba insultos raciales contra el estudiante.

La pelea ocurrió en Monroe, en las afueras de Seattle, Washington, el 10 de noviembre, según el medio local King 5.

El altercado comenzó cuando la hija de Cunningham, que es blanca, empujó a una amiga del estudiante varón en el pasillo de la Escuela Preparatoria Monroe. Más tarde, el estudiante confrontó a la hija de Cunningham y su novio en el estacionamiento de la escuela, lo que provocó amenazas de ambos lados.

Luego, el novio según empujó al estudiante, quien respondió agarrándolo de la camisa. De acuerdo con los informes, la hija de Cunningham golpeó al estudiante en la cabeza con una botella de agua.

Ella afirmó que él “le puso las manos encima”, pero el fiscal adjunto Kirk Mahjoubian escribió en el documento de acusación que la evidencia del video no respalda esa afirmación.

Después de ese altercado, el video de la hija de Cunningham lo llamó por videoconferencia y caminó hacia el estudiante quien hablaba con un grupo de amigos, lo que le permitió al padre ver la cara del estudiante.

El padre de 39 años después fue filmado mientras amenazaba de muerte al estudiante negro.

Según los documentos judiciales, el padre dijo que “iba a [improperio] a todos ustedes [N-word]. Si te veo, te mato”. También usó otros insultos raciales.

“Dijo que es un blanco, y que los [improperio] a todos ustedes [N-word]. ¿Quieres actuar como si no supieras?”, dijo la hija, según documentos judiciales.

“Mi papá dice que si tienes algo de metal en el auto y golpees en la boca a ese [improperio] en este momento”, le dijo a su novio, según documentos judiciales.

La policía de Monroe dijo en un comunicado que “el padre, quien supuestamente hizo amenazas de muerte dirigidas y comentarios racistas al estudiante negro de preparatoria, por teléfono, está programado para ser procesado en el Tribunal Superior del Condado de Snohomish el 19 de enero del 2022. Las amenazas de muerte y los comentarios racistas fueron grabados a través del teléfono de un estudiante testigo y circularon de forma amplia a través de las redes sociales”.

Agregaron que se enteraron “de actos adicionales de hostigamiento e intimidación” el 28 de noviembre. La policía dijo que el “padre y los sospechosos adolescentes asociados” instigaron estas acciones, apareciendo en el lugar de trabajo del estudiante y estuvieron “siguiéndolo y observándolo”.

Según los informes, Cunningham, la hija y el novio lo siguieron durante 20 minutos y al final se fueron cuando llegó su madre. Un colega le dijo al estudiante que habían estado viniendo por tres días seguidos.

Los documentos judiciales indican que al día siguiente, Cunningham llamó al detective que lo había entrevistado antes y le preguntó si sería acoso si iba al lugar de trabajo del estudiante.

“Estos actos llevaron a que se entregaran órdenes formales por allanamiento al padre y a los sospechosos adolescentes asociados, prohibiéndoles visitar o frecuentar el lugar de trabajo de la víctima”, dijo la policía.

Según los informes, Cunningham admitió las acusaciones mientras hablaba con la policía.

“Estamos horrorizados de que alguien, en especial un adulto, amenace a uno de nuestros estudiantes de esta manera”, dijo el distrito escolar en un comunicado a principios de esta semana. “No hay lugar para el odio en el Distrito Escolar de Monroe, y tomaremos medidas para eliminar el acceso a los sitios escolares para cualquier persona que amenace a los estudiantes y al personal”.

El estudiante dejó la escuela desde entonces. Su madre, Stephanie Holliman, recogió a su hijo en la escuela el día del altercado y le dijo a The Daily Herald en ese momento: “Estoy conmocionada y lloro porque le hicieron un crimen de odio”.

Una encuesta realizada por estudiantes presentada a la junta escolar de Monroe en enero pasado encontró que la mayoría de los que participaron en el estudio habían experimentado racismo en el distrito. Pero la mayoría de esos estudiantes dijeron que no lo informaron al liderazgo de la escuela debido a la falta de confianza y representación. Aquellos que optaron por denunciar incidentes racistas dijeron que a menudo se sentían inseguros después.

Tras los pedidos de su renuncia, el superintendente Justin Blasko fue puesto en licencia administrativa el mes pasado y una investigación analizará el manejo de incidentes racistas y el ambiente laboral en las escuelas de Monroe, el cual se ha informado que es tóxico, según The Daily Herald.

El consultor de equidad Bill de la Cruz comenzó a trabajar con el distrito este mes.

“Mi esperanza es que, a medida que avanzamos juntos, podamos comenzar a tener estas conversaciones y darnos cuenta de que, de forma sistemática, muchas cosas tienen que cambiar”, dijo de la Cruz durante una videoconferencia con los padres el martes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.