Tras padecer Covid, monjas clarisas reciben primera dosis de vacuna

·1  min de lectura

NAUCALPAN, Méx., junio 29 (EL UNIVERSAL).- "Nosotras nos infectamos en noviembre, toda la comunidad se contagió de Covid y murió la madre superiora", afirmaron Laura y María de Rosario, religiosas de la congregación de las Hermanas Clarisas Capuchinas.

Las monjas de 41 años de edad acudieron hoy al Parque Naucalli a recibir la primera dosis de AstraZeneca contra el virus pandémico, junto con miles de adultos jóvenes.

Esta pandemia "nos sacudió como congregación, esperábamos la vacuna, porque incluso el Papa recomendó a la población que nos vacunáramos, para adquirir defensas".

En noviembre, 12 hermanas de esta comunidad "enfermamos dentro de la casa, desde una de 19 años hasta una monja de 92 años quién inevitablemente enfermó, pero se salvo", en este monasterio de clausura ubicado en Ciudad Satélite.

Aisladas, cada una sufrió falta de respiración, dolor de cabeza, temperatura, dolor de cuerpo, decaimiento y hasta vomito, relataron las hermanas Clarisas que sobrevivieron al virus.

No así la madre superiora, quien falleció a los 67 años de edad dentro del monasterio de clausura ubicado en Circuito Pintores, en Ciudad Satélite, relataron con tristeza las monjas.

"Sabemos que aún con la vacuna, debemos seguir cuidándonos, con el uso del cubrebocas, sana distancia y limpieza frecuente de manos, porque aún estamos en pandemia", señalaron las religiosas en entrevista con EL UNIVERSAL.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.