Pacientes con cáncer recurren 57% más a tratamientos privados, ante desabasto y demoras en clínicas públicas

·6  min de lectura
Pacientes con cáncer recurren 57% más a tratamientos privados, ante desabasto
Pacientes con cáncer recurren 57% más a tratamientos privados, ante desabasto

Desde que a María Arzúa le dijeron, en el Hospital General del ISSSTE de Aguascalientes, que tenía cáncer de mama tuvo que recurrir a los servicios privados para recibir atención oportuna y de calidad. En el Instituto no había los estudios ni el medicamento necesario para sus quimioterapias. 

Como ella, muchas personas con cáncer han tenido que recurrir a los servicios privados de salud para tener completos sus estudios y tratamientos. De acuerdo con datos de las Estadísticas de Salud en Establecimientos Particulares 2021, del Inegi, la tasa de tratamientos de quimioterapia realizados en estos lugares pasó de 3.8 procedimientos por cada 10 mil habitantes en 2018, a 6 por cada 10 mil en 2021, un incremento de 57.8%. 

La subida más importante se produjo entre 2018 y 2019, cuando aumentó 97.3%. Después, y sobre todo por el efecto de la pandemia, esa tasa tuvo un comportamiento oscilante, de bajadas y subidas. Entre 2019 y 2020 descendió 28%, pero entre 2020 y 2021 subió 11.1%. 

Las personas tienen que atenderse en lugares privados, porque en las instituciones públicas retrasan los tratamientos o no hay los estudios o los medicamentos, eso tiene ya una tendencia de una década, más o menos, pero se agravó en los últimos tres años, subraya Andrés Castañeda, maestro en Gestión y Políticas de Salud y coordinador del Colectivo Cero Desabasto. 

Cuando le dieron su diagnóstico a María, el médico general que lo hizo no le explicó bien qué tipo de cáncer tenía ni la gravedad del asunto. Como la cita con el oncólogo en el ISSSTE se la dieron para hasta dos semanas después, optó por recurrir a un médico privado, quién le dio toda la información necesaria y le mandó estudios complementarios, que María se hizo también en servicio particular. 

Con todo eso llegó a su cita con el oncólogo del ISSSTE, quien le reiteró que su tipo de cáncer era de los más agresivos y que necesitaba entrar a quimioterapia lo antes posible. Pero María se topó con que en el hospital no había el medicamento oncológico que necesitaban aplicarle. 

“Me dijeron que no me podían agendar —dice María— porque no había medicamento. Diario iba yo a preguntar si ya lo tenían. Llegaba a las 7 de la mañana al hospital y era dar vueltas en la farmacia, por el departamento de suministro, hasta el mediodía, para que me dijeran que no lo tenían”. 

Lo que sí le hicieron fue una tomografía, que llevó con el oncólogo del ISSSTE, en su siguiente cita. “Me dijo que ya no podía esperar más por la quimioterapia, que tenía que iniciarla ya, así que acudí al día siguiente a hacérmela a un privado. Me costó 25 mil pesos, que tuve que conseguir como pude. Eso fue el 1 de diciembre de 2021”. 

Después de eso, cada quimioterapia María sufría averiguando si el medicamento había llegado y se enfrentaba a la burocracia y los faltantes en el instituto. “La segunda quimioterapia que me dieron, ya en el ISSSTE, el medicamento llegó un día antes en la tarde, y cuando en la mañana fui a preguntar si lo tenían, me dijeron que sí, pero que no lo podían sacar, porque estaban en inventario, tuvieron que gestionar un permiso especial con el director”. 

Cuando por fin logró que le dieran el medicamento, la enfermera le informó que iban a ponerle dos, y el otro no lo tenían. “Empecé a buscarlo por teléfono en las farmacias de todo el estado y la encontré en una en el norte de Aguascalientes y yo estaba en el sur, mis familiares tuvieron que ir a buscarlo y pagar mil pesos por él, pero por lo menos no fueron los 25 mil de la primera quimio”. 

Yajaira Camacho, directora general de la organización Encauza (Pro-Mujer con Cáncer), que ayuda a pacientes en Sinaloa a acceder a estudios y tratamientos, dice que tan solo el año pasado tuvieron que apoyar a 60 pacientes para que tuvieran sus estudios preoperatorios porque Insabi no los estaba haciendo. 

“En estudios de alta especialidad también tenemos que apoyar, porque ya sea en el IMSS, ISSSTE, Insabi no tienen las máquinas o se les descomponen y hay que buscar dónde se los hagan a los pacientes”, asegura. Camacho dice que los pacientes tienen que incurrir en gastos catastróficos para toda la familia, porque los estudios, los tratamientos son caros, y es una cuestión de vida o muerte.

Emma Alejandra Zermeño, por ejemplo, supo que tenían un tumor en el ovario, en mayo de 2022, después de que le hicieron una operación de la vesícula, en una clínica privada. “El doctor me dijo que me tenía que hacer una tomografía, fui a una clínica del IMSS y me dijeron que no servía la máquina, en otra no había, me la tuve que hacer en un lugar privado. Después me dijeron que me tenía que esperar tres meses para los análisis de laboratorio, previos a la cirugía. También me hice la operación en un particular”. 

Después de la cirugía, el médico privado que la estaba atendiendo, le dijo que le urgía recibir quimioterapia. “Me hice tres por fuera del IMSS, por la urgencia que tenía de recibirlas y lo tardados que son los procesos en el Instituto, pero después ya no pude pagarlas y sí me las programaron ahí, en el Hospital General de Zona 2 (en Aguascalientes) pero si me hubiera esperado, apenas me estarían haciendo ahorita la cirugía y yo necesitaba atención urgente”. 

Los pacientes también tienen problemas para recibir medicamentos e insumos de soporte, como las vacunas que deben suministrarles para contrarrestar los efectos adversos de la quimioterapia. Analí Martínez, quien vive en el límite entre Sinaloa y Sonora y padece cáncer de mama, dice que en el Hospital de la Mujer de Culiacán, que pertenece al Insabi, no tenían estas vacunas. 

“Yo las tenía que comprar, porque me dio anemia, por las quimios, y necesitaba que me las suministraran. Varias veces no me pudieron dar el tratamiento porque estaba baja de plaquetas, así que tenía que juntar los mil pesos que me costaban, y luego si me daban la quimioterapia, me mandaban a comprar la solución también”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo Pacientes con cáncer recurren 57% más a tratamientos privados, ante desabasto y demoras en clínicas públicas apareció primero en Animal Político.