Paciente que recibió trasplante de corazón de cerdo fue encarcelado por apuñalar y paralizar a un hombre

·4  min de lectura

El primer trasplante de su tipo que involucró un corazón de cerdo modificado genéticamente generó dudas éticas, después de que se reveló que el paciente que recibió la cirugía antes había apuñalado a un hombre varias veces y lo dejó paralizado.

David Bennett Sr, de 57 años, fue noticia en todo el mundo a principios de esta semana, cuando se anunció que estaba en recuperación segura del primer trasplante exitoso de corazón de cerdo transgénico del mundo en el Centro Médico de la Universidad de Maryland.

Los médicos de la universidad anunciaron el procedimiento como un paso importante para ayudar a las más de 110.000 personas que se encuentran cada año en las listas de trasplantes de órganos a obtener ayuda a tiempo, donde muchas mueren antes de que puedan someterse a una cirugía.

“Esta fue una cirugía revolucionaria y nos acerca un paso más a la solución a la crisis de escasez de órganos. Simplemente, no hay suficientes corazones humanos de donadores disponibles para cumplir con la larga lista de receptores potenciales”, dijo en un comunicado el Dr. Bartley P Griffith, quien llevó a cabo la cirugía.

La noticia sin duda tuvo un sentimiento diferente para Leslie Shumaker Downer, cuyo hermano fue apuñalado por Bennett y quedó paralizado en un ataque en un bar de Maryland en 1988. Le dijo a The Washington Post, quienes descubrieron la condena anterior, que reconoció la importancia del trasplante de corazón, pero no ve a Bennett como un héroe.

“Ed sufrió”, dijo Downey al Post. “La devastación y el trauma, con los que mi familia tuvo que lidiar por años y años... Ahora [David Bennett] tiene una segunda oportunidad con un corazón nuevo, pero desearía, en mi opinión, que hubiera ido a parar a un destinatario que la mereciera”.

El 30 de abril de 1988, Bennett apuñaló a Ed siete veces en un bar de Hagerstown, Maryland, supuestamente después de ver Ed coquetear con su esposa. Fue declarado culpable y sentenciado a 10 años de prisión, y se le ordenó por separado que pagara a la familia Shumaker 3,4 millones de dólares en una demanda civil, los cuales afirmaron no haber recibido nunca. Edward Shumaker estuvo en silla de ruedas durante las siguientes dos décadas, antes de sufrir un derrame cerebral en 2005 y morir dos años después. Mientras tanto, el resto de la familia sufrió junto a él, tuvieron que pedir préstamos para pagar una camioneta accesible para sillas de ruedas. El hermano de Ed, un técnico en emergencias médicas, quien lo había dejado en el bar el día del ataque y después fue llamado para responder a la escena sangrienta, luchó con la culpa y luego se volvió adicto a los opioides, antes de morir en 1999 de una sobredosis a la edad de 28, según su familia.

El Centro Médico de la Universidad dijo en un comunicado que brinda “atención vital a cada paciente que entra por sus puertas en función de sus necesidades médicas, no de sus antecedentes o circunstancias de vida... Este paciente acudió a nosotros con una necesidad extrema y se tomó una decisión sobre su elegibilidad para el trasplante basada solo en sus registros médicos”.

Los cirujanos trasplantan el corazón de un cerdo genéticamente modificado como parte de una operación que salvará vidas (Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland)
Los cirujanos trasplantan el corazón de un cerdo genéticamente modificado como parte de una operación que salvará vidas (Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland)

En la mayoría de los círculos médicos, se considera poco ético negarle a alguien atención médica en función de sus antecedentes penales.

“Las actitudes punitivas que excluyen por completo a las personas condenadas por delitos de recibir tratamiento médico, incluido un trasplante de órganos, no son legítimas en cuanto a la ética”, escribió un panel de ética en 2015 para la Administración de Servicios y Recursos de Salud federal, y agregó: “Se espera que los delincuentes no condenados a muerte regresen a la sociedad y sean considerados dignos de recibir trato igualitario en la recepción de otros artículos/servicios distribuidos por la sociedad”.

A Bennett se le negó la elegibilidad para trasplante en hospitales anteriores por razones médicas y no médicas. Su historial anterior de insuficiencia cardíaca y latidos cardíacos irregulares lo hicieron inelegible para algunos trasplantes, al igual que su historial anterior de no seguir las órdenes del médico, asistir a las visitas de seguimiento o tomar medicamentos de manera constante, según su hijo.

David Bennett Jr, el hijo de Bennett, dijo que su padre nunca habló de su pasado y lo elogió por correr un riesgo que podría beneficiar a la ciencia médica. Este invierno, ante su posible muerte en un hospital de Baltimore, Bennett Sr. supuestamente comenzó a preguntar sobre ser donador de órganos u otras formas de beneficiar a la ciencia si fallecía a causa de su afección cardíaca.

“Mi intención aquí no es hablar sobre el pasado de mi padre. Mi intención es centrarme en la cirugía innovadora y el deseo de mi padre de contribuir a la ciencia y la posibilidad de salvar vidas de pacientes en el futuro”, dijo David Bennett, Jr. en un comunicado.

Alrededor de 17 personas mueren cada día mientras esperan un trasplante de órganos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.