Lasso insta a un Ecuador del "encuentro" para vivir en democracia

Agencia EFE
·3  min de lectura

Quito, 24 mar (EFE).- El centroderechista Guillermo Lasso, aspirante a la presidencia de Ecuador el próximo 11 de abril, exhortó a sus conciudadanos a dejar a un lado sus "diferencias" para encontrar vías de consenso frente a la opción de "odio", según dijo, que encabeza su rival Andrés Arauz.

"Ese es el enfoque de esta campaña: dejar a un lado el odio, las diferencias, los golpes y tratar de reconocernos como hermanos ecuatorianos y seres humanos que queremos vivir en paz en un ambiente de libertad y democracia", afirmó en un conversatorio esta noche con el Comité de Empresas.

De 65 años y aspirante por tercera vez a la presidencia -lo intentó antes en 2013 y 2017-, el líder de Creando Oportunidades (CREO) consideró que esta no es "una elección cualquiera", porque "se juega la suerte del Ecuador con dos modelos".

"El de un joven con ideas viejas que tomó como referencia el pasado, y el de esta persona que, con 65 años, trae ideas nuevas y quiere caminar al futuro con la frente en alto", señaló.

Se refería al candidato de la Unión por la Esperanza, Arauz, de 36 años, delfín del exmandatario Rafael Correa y que se impuso en la primera vuelta del 7 de febrero con el 32,72% de los votos, una ventaja de más de 12 puntos.

"Me rebelo ante la posibilidad de que regresen al poder, me presento para defender los principios de la democracia, para vivir en paz en nuestro país", insistió el político centroderechista, que calificó de "mozalbete" a su contrincante.

Arauz enarbola los principios del Socialismo del Siglo XXI, el llamado "correísmo" en Ecuador, y aboga por una economía solidaria con los que se han visto duramente castigados y empobrecidos por la pandemia.

Sin embargo, Lasso consideró que "los otros están acostumbrados al dinero público" y "quieren distribuir la riqueza sin ser capaces de producirla" y, por ello, "vienen a por más".

La campaña para la crucial segunda vuelta en Ecuador, en la que el país replica la elección de 2017 entre Lasso y el actual mandatario Lenín Moreno, entonces candidato del correísmo, comenzó la semana pasada después de que el Tribunal Contencioso Electoral rechazara las demandas del indígena Yaku Pérez para reabrir 28.000 urnas.

Pérez quedó en la primera vuelta en tercera posición a unos 32.000 votos de Lasso y alegó un fraude masivo para desplazarlo del balotaje.

En el conversatorio, el líder conservador volvió a tender la mano al movimiento Pachakutik para que le brinde su apoyo "como en 2017", aunque este había anunciado poco antes que promoverá el "voto nulo".

"Vivimos un momento histórico. El futuro de Ecuador necesita un voto positivo de todos los ecuatorianos: mestizos, indígenas, de raza negra, montubios", aseveró.

Para alcanzar la presidencia, ambos candidatos en el balotaje necesitarán los votos que se repartieron los otros 14 aspirantes de la primera vuelta, y que representan el 48 % del escrutinio.

Y aunque el voto no es endosable porque en la urna cada cual vota lo que quiera, Lasso obtuvo este martes el respaldo de Xavier Hervás, líder de Izquierda Democrática y que quedó en cuarta posición con 15,68 %.

"La declaración de Hervás es muy positiva", manifestó Lasso, que reconoció haber incorporado ideas de su campaña y estar dispuesto a hacer lo mismo con otros grupos minoritarios.

El objetivo, concluyó, es "lograr un Ecuador del encuentro, donde todos podamos vivir reconociendo nuestras diferencias" y afrontar la "cuádruple crisis" que vive el país: "económica, sanitaria, ética y moral por la corrupción, y de seguridad ciudadana".

(c) Agencia EFE