Pablo Moyano fustigó a Antonio Aracre y pidió que Alberto Fernández lo eche como jefe de Asesores, aunque todavía ni asumió: “Chanta y gorila”

Antonio Aracre y Pablo Moyano
Antonio Aracre y Pablo Moyano - Créditos: @Archivo

El nuevo jefe de Asesores, Antonio Aracre, todavía no desembarcó en la Casa Rosada, pero el anuncio de su próximo arribo el 1 de febrero generó fuertes resquemores desde el momento en que se mostró a favor de una reforma laboral y luego debió aclarar que esa no era una intención del presidente Alberto Fernández. Esta mañana, el líder camionero Pablo Moyano fustigó al exCeo de Syngenta, a quien tildó de “chanta” y de “gorila”. Incluso, presionó a Fernández para que lo eche.

“¿Qué cargo tiene? Un chanta. ¿Jefe de asesores? Un chanta. ¿Jefe de asesores de qué?”, se quejó en Radio 10 este domingo el hijo de Hugo Moyano, quien no mostró titubeos a la hora de atacar a la flamante incorporación del Ejecutivo nacional.

“Primero, que viene del sector empresario, por eso creo que es uno de los errores que ha cometido el Presidente”, enfatizó Pablo Moyano. “Son gorilas. Esos son los errores que comete nuestro gobierno”, insistió el sindicalista que, en esa línea y para resumir sus consideraciones al respecto de Aracre, sintetizó: “Un chanta, es el pensamiento de los gorilas que tenemos dentro de nuestro espacio”.

Incluso consideró que el nuevo jefe de Asesores “piensa lo mismo” que los liberales José Luis Espert y Javier Milei, y que los referentes de Pro Mauricio Macri y Patricia Bullrich. “[Cree] que hay que aniquilar a los sindicatos. Se equivocan porque vamos a estar en la calle defendiendo lo que se conquistó durante muchos años”, advirtió.

Pero sus quejas no frenaron ahí. “Le seguimos pagando un sueldo vos, yo, mis hijos, tus hijos, tus amigos a un chanta jefe de Asesores. Ponete a laburar. Este tipo nunca salió de una oficina. Son esos técnicos economistas que nunca salieron a la calle”, entendió Moyano, que en ese momento le mandó un mensaje directamente a Fernández: “Si fuera el Presidente, ya le estaría pidiendo la renuncia”.

En tanto, las críticas de Moyano no fueron solo para Aracre. También cuestionó a Kicillof por el conflicto que tuvo con su hermano Facundo esta semana, cuando el funcionario designado por el gobierno provincial al frente de Autopistas de Buenos Aires (Aubasa) pidió la cancelación de la personería jurídica del sindicato de peajes, Sutpa.

Y siguió repartiendo achaques. “Son los errores que comete nuestro gobierno. No hay conducción política de nuestro espacio. Ni el Partido Justicialista (PJ) nacional y mucho menos el PJ provincial, no existe. Por eso este cambalache. Es una cosa de locos que sigamos dándole de comer a la derecha. Decí que son impresentables”, dijo Moyano. El conductor del PJ nacional es Fernández, mientras que el bonaerense es el diputado nacional Máximo Kirchner, con quien el sindicalista hasta compartió acto de la Lealtad el año pasado.

Uno te dice hay que cerrar sindicatos [por Kicillof] y el otro te dice lo de la reforma laboral [por Aracre]. Yo me hago cargo de lo que digo, soy peronista, dirigente gremial, voy a hacer lo posible para que no vuelva la derecha a conducir nuestro país. Esta es la falta de conducción que existe en nuestro espacio”, remarcó.

Convencido -pese a sus disconformidades- de que el PJ tiene que llegar unido a las elecciones de 2023, consideró también que la terminal gremial del Frente de Todos debe tener un papel preponderante en el armado. “El sindicalismo es parte fundamental. No que te vengan a buscar dos meses antes para poner un afiche o tocar el bombo. Queremos ser partícipes de las decisiones del próximo gobierno. No puede ser que cada vez que haya una ley con temas de los trabajadores tenés que ir golpeándole la puerta a intendentes o gobernadores a ver si te dan el voto. No viejo, no es así”, expresó.

En tanto, luego de sus furiosos dardos contra sus compañeros de espacio, ponderó a Sergio Massa. “El camino que ha elegido el ministro de Economía, vamos por ese lado”, indicó, como un espaldarazo al líder del Frente Renovador.