Pablo Moyano, contra Claudio Moroni: “Habla a favor de los empresarios”

·3  min de lectura
Sobreseyeron a Pablo Moyano en la causa en la que estaba acusado de liderar una asociación ilícita en Independiente
Sobreseyeron a Pablo Moyano en la causa en la que estaba acusado de liderar una asociación ilícita en Independiente

No es la primera vez que Pablo Moyano, el número dos del sindicato de los camioneros, aviva las tensiones en el campamento oficialista. Aliado del Gobierno, el hijo de Hugo Moyano criticó muy duro al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, por haber desestimado un reclamo gremial ante el cambio de dueños de la cadena de supermercados Walmart.

Moroni dijo hoy que no hay ninguna norma que obligue a Walmart a pagar una indemnización a los trabajadores por el cambio de manos de la compañía y calificó a la disputa como un conflicto de intereses. “Estamos tratando de entender el motivo del conflicto. El sindicato exige un pago de compensaciones de las cuales no entendemos el origen”, afirmó el ministro en diálogo con Urbana Play, y aclaró que la puja se encuentra hoy en conciliación obligatoria.

“Walmart es una empresa yankee que se llevó la guita afuera. Nos llama la atención el señor Moroni haya dicho que no corresponde el pago de la indemnización, siendo un reclamo legítimo. De última que lo digan los empresarios, De Narváez, Clarín o La Nación. O Macri, o Patricia Bullrich que dicen que somos extorsionadores”, expresó Pablo Moyano a través de las redes sociales del sindicato.

Y apuntó directamente al ministro: “Le reiteramos al señor Moroni, también a De Narváez y Macri: vamos a seguir reclamando el pago de las indemnizaciones. No sabemos si este ministro, que es de un gobierno peronista, habla a favor de los empresarios. No nos llama la atención que demore las resoluciones. No es casualidad que haya extendido los mandatos de la CGT. Rechazamos sus expresiones y lo invitamos a este ministro pseudo peronista que les explique a los trabajadores en una asamblea”.

La raíz del reclamo

El Sindicato de Camioneros activó hace 15 días medidas de fuerza en la cadena Walmart para que la empresa, que cambió de dueños y es ahora del grupo De Narváez, despida, indemnice y reincorpore en forma inmediata a 500 empleados que trabajan en el complejo de Moreno, en el oeste del Gran Buenos Aires.

Muarico Macri se reunió con Hugo Moyano para tender puentes con el peronismo, juntos en un acto en el barrio de la Boca el 28/09/2015
Télam


Muarico Macri se reunió con Hugo Moyano para tender puentes con el peronismo, juntos en un acto en el barrio de la Boca el 28/09/2015 (Télam/)

A la hora de hacer el reclamo, en el sindicato argumentan que a partir de la venta de Walmart Argentina al grupo De Narváez, concretada a fines de 2020, se trata de una nueva empresa y por lo tanto hubo una transferencia de los contratos de trabajo cuyos empleados deben ser indemnizados.

La raíz del reclamo de Moyano se remonta a sus tiempos de sintonía fina con la familia Macri. Moyano acumulaba muchos años de relación con Franco Macri por el manejo de la recolectora de residuos Manliba. Mauricio, siendo jefe de gobierno porteño y ya con sus intenciones de dar el salto a la Casa Rosada, no solo que mantuvo el vínculo que heredó de su padre sino que lo estimuló al validar el pago de indemnizaciones a los trabajadores del servicio en cada renegociación de los contratos, con la garantía de que además conservaban sus puestos. La gestión de Pro afrontó una deuda por indemnizaciones pendientes desde 1998, cuando culminó el contrato con la empresa Manliba. Moyano suele jactarse de su capacidad de negociación con este logro.

Este modelo los Camioneros lo aplicaron siempre en las empresas de recolección de residuos, que tradicionalmente cambian de operador cada dos o cuatro años, cuando se vence la concesión. Pero acá es muy diferente porque la empresa siempre fue la misma, lo único que cambió es el accionista controlante, pero no hay una compañía nueva”, explicaron en Walmart Argentina, hoy en manos de Francisco De Narváez, exaliado electoral de Moyano en 2013.

A pesar de estar hoy en veredas políticas opuestas, el acuerdo entre Moyano y la gestión macrista de la ciudad de Buenos Aires se mantiene. Incluso, sigue abierta la negociación por un eventual ajuste ante la posibilidad de reducir los días de servicio, algo que el gremio ya rechazó con paros sorpresivos.