Países islámicos apoyan diálogo de paz en Siria

Más destacado

EL CAIRO, Egipto (AP) — Más de medio centenar de gobernantes de países islámicos reunidos en El Cairo apremiaron el jueves a un diálogo de paz entre la oposición y el régimen de Siria, mientras la nueva iniciativa de un dirigente antigubernamental para iniciar conversaciones parecía desvanecerse.

Al concluir una cumbre de dos días, los 57 miembros de la Organización de Cooperación Islámica instaron a las fuerzas de la oposición siria y a los miembros del gobierno sin las manos manchadas por la violencia para que sostengan negociaciones a fin de resolver el conflicto de casi dos años.

En la declaración final de la conferencia, exhortaron a realizar gestiones concretas para llegar a un acuerdo "que preserve los derechos de los sirios y garantice la unidad y la seguridad de su tierra".

Al igual que otros planes diplomáticos para Siria, el llamado a negociaciones del líder opositor Muaz al-Jatib pareció condenado al fracaso menos de una semana después de presentarlo. Mientras las fuerzas gubernamentales y los insurgentes combatieron por segundo día en la periferia de Damasco, varios sirios dijeron que ese tipo de exhortaciones al diálogo eran solamente palabras huecas.

"Todo esto no nos interesa", dijo Iyad, un combatiente sirio en las afueras de la capital Damasco donde han ocurrido duros enfrentamientos en los dos últimos días.

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, cuyo país es el mayor aliado de Siria en el Medio Oriente, dijo el jueves en una conferencia de la cumbre que apoyaba el diálogo. Indicó que Egipto, Turquía e Irán respaldaban la cooperación con Siria, y expresó su apoyo al régimen del presidente Bashar Assad al rechazar la intromisión en los asuntos internos de terceros países.

La guerra civil en Siria se encuentra estancada en casi todos los frentes. Ningún bando consigue avances que permitan anticipar una pronta victoria militar.

Pero la comunidad internacional parece confundida sin encontrar la manera de detener el derrame de sangre, además de que ninguna de las partes muestra un verdadero interés por un arreglo político.

El presidente de Egipto, el islamista Mohamed Morsi, elegido luego del levantamiento popular que depuso a su predecesor Hosni Mubarak, criticó vigorosamente al régimen de Assad, pero se abstuvo de pedir directamente que deje el poder como hizo en el pasado.

Los combates en Damasco amainaron sustancialmente el jueves, un día después de los más duros enfrentamientos en meses.

La televisión estatal informó que los rebeldes dispararon dos balas de mortero hacia una terminal de autobuses en el vecindario de Kabun en Damasco, donde murieron seis personas, incluyendo tres niños y una mujer. La televisión, al citar declaraciones de un funcionario del Ministerio del Interior que no identificó, dijo que también hubo heridos en el ataque.

___

Karam informó desde Beirut.

Cargando...