Los países pobres, a la zaga en el inicio de las negociaciones del pacto de la OMS contra pandemias

Imagen de archivo de un hombre recibiendo una vacuna contra el coronavirus en Nairobi, Kenia.

Por Emma Farge y Jennifer Rigby

GINEBRA/LONDRES, 7 dic (Reuters) - Han comenzado las negociaciones mundiales sobre la elaboración de nuevas normas sanitarias para combatir las pandemias y los países en desarrollo están presionando para conseguir un acceso más justo a los tratamientos que el que obtuvieron durante el COVID-19.

No obstante, les preocupa que las probabilidades de obtener un resultado favorable en los 18 meses de conversaciones previstas en la Organización Mundial de la Salud (OMS) estén ya en su contra, ya que carecen de la capacidad de negociación de los países más ricos.

Sudáfrica, Pakistán e India fueron algunos de los países que hicieron peticiones formales durante los tres días iniciales de conversaciones que concluyeron el miércoles, para garantizar que el proceso sea inclusivo.

Este reto es "muy desalentador", dijo un embajador de un país en desarrollo que pidió no ser citado. "Los países avanzados disponen de los recursos necesarios y pueden permitirse tenerlo cubierto, y nosotros no", afirmó.

El peso relativo de los países en la negociación es significativo, ya que las cuestiones de equidad -incluido el acceso a vacunas y medicamentos y las peticiones de transparencia en las relaciones de los gobiernos con las empresas farmacéuticas- van a estar en el centro de las conversaciones.

El jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, calificó el acuerdo de oportunidad para hacer un mundo más seguro durante generaciones, al tiempo que calificó de "apartheid de las vacunas" la distribución de dosis durante el COVID-19.

El doctor Jaouad Mahjour, subdirector general de Preparación para Emergencias y Reglamento Sanitario Internacional de la OMS, declaró que el organismo sanitario había escuchado "muy claramente" las preocupaciones de las delegaciones pequeñas y que las tendría en cuenta.

Tres fuentes conocedoras de las negociaciones afirman que los países en desarrollo pretenden que se incluya en el tratado una contrapartida que les recompense por compartir información sobre brotes de enfermedades con garantías de acceso a los tratamientos.

La presión para lograr un avance en este sentido puede aumentar, afirman, con las conversaciones sobre una exención temporal de los derechos de propiedad intelectual para los tratamientos contra el COVID-19 estancadas en la Organización Mundial del Comercio.

A la OMS le esperan 18 meses de duras negociaciones sobre el documento de 32 páginas, con el objetivo de llegar a un acuerdo en mayo de 2024. Un diplomático calculó que sólo las conversaciones durarían hasta 400 horas.

Paralelamente, los equipos de los países están debatiendo la creación de un fondo del G20 para pandemias y la revisión de las actuales normas de la OMS sobre emergencias sanitarias. Los expertos que siguen esta última tendrán que examinar más de 20 propuestas que contienen unas 300 enmiendas.

(Editado en español por Juana Casas)