Varios países intentan acelerar desbloqueo de fondos del plan de la UE frente a pandemia

Daniel ARONSSOHN
·3  min de lectura
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una rueda de prensa en Bruselas el 23 de abril de 2021

La Unión Europea dará un paso adelante la semana que viene para desbloquear miles de millones de euros prometidos para hacer frente a los estragos de la pandemia, cuando 12 países miembros presenten a Bruselas sus respectivos planes de recuperación con la esperanza de obtener fondos de aquí a julio.

La justicia alemana levantó el miércoles un gran obstáculo al rechazar un recurso que amenazaba la ratificación del proyecto por el gobierno de Berlín. Y, el jueves, Portugal fue el primer país en presentar su proyecto.

"Ha sido una buena semana", se felicitó un alto responsable europeo.

La próxima semana, "una docena" de planes nacionales de reactivación --documentos de 50.000 páginas de promedio-- van a ser presentados, indicó esta fuente.

Esta etapa permitirá a la Comisión iniciar el examen formal de los proyectos de inversión y de reformas de cada país, que se prevé dure dos meses antes de la luz verde del Consejo Europeo --que representa a los Estados miembros--, lo que requerirá hasta cuatro semanas suplementarias.

"Nuestro objetivo sigue siendo adoptar todos los planes de aquí al verano" boreal, declaró el jueves la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

Si todo va bien, "el dinero saldrá en julio" con la entrega de los prefinanciamientos, que representan 13% de las ayudas totales, se asegura en la Comisión. Ello ocurriría un año exacto después del histórico acuerdo del bloque.

- Un proyecto histórico -

De inédita magnitud, con 672.000 millones de euros (USD 800.000 millones) en subvenciones y préstamos, el mecanismo financiado por primera vez gracias a un recurso común a créditos, refleja la solidaridad europea frente a la crisis del covid-19.

Pero Europa sufre la comparación con Estados Unidos, donde ayudas más importantes han sido entregadas más rápidamente. Al mismo tiempo, la campaña de vacunación también más rápida ha permitido a la economía estadounidense una más pronta recuperación.

De ahí las críticas.

"Constato que la caballería norteamericana llega a tiempo, que el dinero ya está ahí, en Estados Unidos. Me gustaría que la caballería europea también llegara a tiempo" se irritó a principios de mes el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire.

El jueves, la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, insistió en la "urgencia" de implementar el plan de apoyo.

España e Italia deben ser los principales beneficiados con cerca de 70.000 millones de euros cada uno, delante de Francia, con 40.000 millones.

En las últimas semanas, la Comisión llevó a cabo negociaciones difíciles con los países miembros sobre los proyectos nacionales, que deben respetar criterios precisos.

- Condiciones -

En el ámbito de las inversiones, al menos 37% de éstas deben implementarse en el medioambiente y en la lucha contra el cambio climático, y 20% en la transición digital.

El dinero debe permitir financiar la renovación térmica de los edificios, los proyectos ferroviarios, los terminales de recarga para vehículos eléctricos, las redes de comunicación de banda ancha o las estructuras de almacenamiento de datos.

El objetivo es modernizar la economía europea, carente de inversiones suficientes.

Pero para asegurarse que se hace buen uso de estos fondos públicos, la Comisión pide también a los Estados miembros que se comprometan a realizar reformas estructurales, con plazos determinados, cuyo respeto condicionará la entrega de las ayudas.

Potencialmente se trataría, en el caso de Francia, de una reforma del seguro de desempleo; en España, de una reforma del mercado laboral, o en Italia, de una reducción del gasto público.

aro/fmi/clp/nzg/me/es