Países del G7 reforzarán la presión sobre Rusia, incluyendo su petróleo

·1  min de lectura

Los países del G7 reunidos en Alemania quieren endurecer aún más el cerco económico sobre Rusia, en particular estudiando un "mecanismo para poner un tope a nivel mundial al precio del petróleo ruso", dijo el lunes un alto funcionario de la Casa Blanca.

Los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en los Alpes bávaros, en el sur de Alemania, están "muy cerca de un punto en el que decidirán pedir a sus ministros que desarrollen urgentemente mecanismos para limitar el precio del petróleo ruso a nivel mundial", explicó en una entrevista con la prensa.

Este mecanismo, que aún está por definir, implicaría a los "servicios" que rodean la exportación de petróleo ruso, dijo la fuente, que no quiso ser identificada.

Reconoció que este proyecto requerirá "mucha coordinación", entre países y con el sector privado.

El término "servicios" podría referirse, en particular, a los contratos de transporte y seguro de los envíos de oro negro ruso.

"El objetivo aquí es secar la principal fuente de dinero nuevo de (el presidente ruso Vladimir) Putin", dijo el funcionario de la Casa Blanca, al tiempo que se "amortigua" el impacto de la guerra en Ucrania en los precios de la gasolina, que están aumentando fuertemente en todo el mundo.

Los países del G7 también van a "seguir restringiendo conjuntamente el acceso de Rusia a recursos industriales críticos", en particular en el sector de la defensa, que Washington ya va a "atacar agresivamente" mediante sanciones contra las principales empresas estatales rusas, según la misma fuente.

Esto significa que estas empresas ya no podrán importar productos estadounidenses, especialmente componentes tecnológicos.


Leer más