Juicio por el MH17, un proceso a 4 sospechosos con tres preguntas abiertas

·4  min de lectura

Ámsterdam, 7 jun (EFE).- Los jueces neerlandeses confirmaron este lunes que, durante las audiencias de esta semana en el juicio por la tragedia del MH17, el derribo del avión malasio en 2014 en Ucrania, contestarán a tres preguntas clave: cómo y desde dónde fue disparado el misil, y cuál fue el rol jugado por los únicos cuatro sospechosos identificados hasta ahora.

Han pasado casi siete años desde esa tragedia que se cobró la vida de las 298 que iban a bordo del Malaysia Airlines que partió del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam con destino a Kuala Lampur el 17 de julio de 2014, y los jueces del tribunal de alta seguridad situado en el complejo judicial de Schiphol estuvieron además desde el 9 de marzo de 2020 decidiendo sobre la admisibilidad de las pruebas.

El archivo “consta de unas 65.000 páginas y varios cientos de horas de material visual y de audio, es un caso tan extenso que es imposible hablar de todos los detalles”, subrayó el juez presidente de la Corte, Hendrik Steenhuis, quien lamentó que “hasta el día de hoy, nadie ha salido a decir ni siquiera que es parcialmente responsable de lo ocurrido” con el MH17.

“Este juicio se desarrollará en base a tres preguntas extraídas por la acusación y que son idénticas para los cuatro acusados: ¿se estrelló el vuelo MH17 como resultado de un ataque de un misil Buk? ¿se lanzó un misil Buk desde un campo agrícola cerca de Pervomaiskyi? Y tres, ¿tuvieron los acusados un rol en esto?”, detalló Steenhuis durante la audiencia de hoy.

Las conclusiones del Equipo de Investigación Conjunta (JIT, en inglés) señalaron que el avión fue atacado por un misil Buk de fabricación rusa que pertenecía aL Ejército ruso, en concreto a la 53º Brigada de Misiles Antiaéreos, localizada en Kursk, en territorio de Rusia, pero cerca de la frontera con Ucrania.

Según el JIT, el misil fue trasladado hasta una zona controlada por los rebeldes en el este de Ucrania en un convoy del que formaba parte el lanzamisiles y fue entregado allí a los separatistas prorrusos unos días antes de la tragedia del MH17, algo que Moscú siempre ha negado.

La Corte confirmó hoy que, a pesar de las reiteradas solicitudes de la Justicia neerlandesa, Estados Unidos se niega a proporcionar más datos sobre las imágenes satélite que muestran el lanzamiento del misil, alegando la necesidad de “proteger las fuentes de inteligencia”.

Los cuatro acusados, tres ciudadanos rusos – Igor "Strelkov" Girkin, Serguéi Dubinsky y Oleg Pulátov - y un ucraniano - Leonid Kharchenko -van a ser juzgados en rebeldía porque ninguno planea participar en el proceso judicial, a excepción de Pulátov, quien, sin acudir a Países Bajos, encargó a un equipo de abogados neerlandeses su defensa y se reunió con ellos en Moscú para insistir en su inocencia y preparar el caso.

Se cree que todos los sospechosos formaban parte de la cadena de mando de los rebeldes y habrían desempeñado un papel relevante en el transporte y vigilancia del misil, aunque ninguno de los cuatro dio la orden de disparar o disparó el misil contra el avión malasio, algo que aún está investigando el JIT de forma paralela a este juicio.

Los abogados de Pulátov han basado su defensa en varios ángulos, pero sobre todo han exigido estudiar otros escenarios, como un ataque desde dentro del avión o con algo diferente a un misil Buk, además de un posible accidente, pero Steenhuis alertó de que los investigadores ya concluyeron que el MH17 fue derribado por un misil Buk.

Sobre las llamadas telefónicas interceptadas y usadas como prueba en el juicio, la Defensa aseguró que se han emitido varios mensajes propagandísticos para confundir a la otra parte del conflicto.

Las audiencias continuarán mañana martes, así como el miércoles y jueves, y cada uno de los días se espera escuchar los argumentos sobre cada una de las tres preguntas abiertas sobre la mesa.

“Presentaremos las conclusiones más importantes del expediente. Se debatirán cosas desagradables. También cosas sobre las que las opiniones están ampliamente divididas, pero son cosas que debemos discutir. Si alguien lo necesita puede salir de la sala en cualquier momento (por la dureza del contenido)”, subrayó Steenhuis, dirigiéndose a los allegados presentes en la Corte.

En septiembre los familiares de las víctimas tendrán la oportunidad de comparecer ante los jueces para contar su historia y los efectos de la tragedia en sus vidas. Han exigido también indemnizaciones por el daño causado.

(c) Agencia EFE