Países Bajos: activista asegura haber dado “polvo suicida” a más de 100 personas

·2  min de lectura

Un psicólogo de los Países Bajos declaró a un periódico que le ha dado “polvo suicida” a más de 100 personas, y que estaba manifestándose para tratar de provocar un debate sobre las leyes del país sobre la muerte asistida.

Wim van Dijk, de 78 años, aseguró que no le preocupaba ser encarcelado por sus acciones, pues sostiene que el tema debe ser visibilizado.

En declaraciones al periódico De Volkskrant, Van Dijk señaló: “Soy consciente de las consecuencias de mi historia. No me importa".

“Quiero que el malestar social sea tan grande que el poder judicial no pueda ignorarlo. La verdad no me importa si me arrestan o me encarcelan. Quiero que suceda algo”.

De acuerdo con la ley holandesa, las personas solo pueden ser asistidas para morir por un médico, y esto solo puede darse en respuesta a una “solicitud voluntaria y bien considerada”, que debe estar en el contexto de un “sufrimiento insoportable del que no hay perspectivas de mejora o remedio alternativo”.

Van Dijk es miembro de la Coöperatie Laatste Wil, una cooperativa fundada en 2013 que promueve una legislación más liberal sobre el suicidio asistido.

El grupo, que dice tener más de 26.500 miembros, está presionando para lograr un cambio de ley en un debate que ha sostenido los Países Bajos desde hace algún tiempo.

También da consejos a aquellos que desean terminar con sus vidas.

Actualmente se investiga a la organización, tras acusaciones de que asistentes a sus reuniones compraron una droga mortal conocida como Agente X. Sin embargo, la cooperativa niega dichas acusaciones.

Van Dijk explicó en entrevista que había sugerido que las personas que estaban en las reuniones de la organización se quedaran después de que el moderador se hubiera retirado para poder venderles el medicamento, Agente X, a $58.02 (Є50) por dosis.

“Con mucho cuidado, he dado a las personas que quieren tener el control sobre su propio final los medios para acabar con la vida en el momento que ellos elijan”, dijo.

“Soy un proveedor. Le he proporcionado el Agente X a más de 100 personas”, agregó.

En los Países Bajos, ayudar a alguien a suicidarse conlleva una pena máxima de prisión de tres años.

El presidente de la Coöperatie Laatste Wil, Jos van Wijk, fue arrestado y detenido durante un día en septiembre, bajo sospecha de que podría haber estado involucrado en una organización criminal.

Van Dijk contó a De Volkskrant que había comenzado a participar con la cooperativa luego de que su esposa muriera de demencia.

Mientras tanto, otro miembro de la cooperativa, identificado únicamente como Alex S., fue arrestado en la ciudad holandesa de Eindhoven en julio, bajo sospecha de vender “píldoras suicidas” a cientos de personas. Los fiscales dijeron que al menos seis personas murieron por la droga supuestamente proporcionada por el hombre de 28 años.

Si está experimentando sentimientos de angustia y aislamiento, o está luchando para sobrellevarlo, The Samaritans ofrece apoyo; puede hablar con alguien de forma gratuita por teléfono, en confianza, en el 116 123 (Reino Unido y ROI), enviar un correo electrónico a jo@samaritans.org o visitar el sitio web de Samaritans para encontrar los detalles de su sucursal más cercana.

Si reside en los EE.UU. y usted o alguien que conoce necesita ayuda, llame a la Línea Nacional de Ayuda para la Prevención del Suicidio al 1-800-273-TALK (8255). La línea de ayuda es una línea directa gratuita y confidencial para crisis que está disponible para todos las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Relacionados

Muerte asistida será legal en Nueva Zelanda a partir del 7 de noviembre

Colombia rechaza de último minuto solicitud de eutanasia previamente aprobada de Martha Sepúlveda

Congreso de Chile aprueba proyecto de ley para legalizar la eutanasia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.