El país que quiere rellenar un legendario mar que quedó seco por el cambio climático

·4  min de lectura
Un funcionario comprobando el nivel del agua en el Mar de Galilea, Israel.
Un funcionario comprobando el nivel del agua en el Mar de Galilea, Israel.

ISRAEL (AFP).- País puntero en desalinización, Israel se plantea un nuevo desafío casi bíblico: bombear sus excedentes de agua marina desalada para rellenar el legendario mar de Galilea, seco por el cambio climático y la sobreexplotación.

Las lluvias irregulares, el sofocante calor veraniego y los trasvases abusivos de agua drenaron este lago de agua dulce, situado a 200 metros bajo el nivel del mar, que ha servido durante décadas de reserva acuífera para el país hebreo.

Ahora, Israel quiere invertir la tendencia en este lago mítico donde, según la tradición bíblica, Jesús caminó sobre las aguas y multiplicó los panes .

El proyecto usará una compleja red de canalizaciones, túneles y estaciones de bombeo instaladas en los años 1960.

Según Noam Halfon, investigador de los servicios meteorológicos israelíes, la temperatura aumentaron en dos grados Celsius en las últimas dos décadas que, sumado a un incremento de los episodios de sequía entre 2014 y 2018, contribuyeron a secar el mar de Galilea, también llamado lago de Tiberíades.

“Y algunos modelos predicen que tendremos menos precipitaciones en general, una bajada del 10 al 15% a partir de la segunda mitad del siglo XXI”, indica Halfon.

El boom demográfico incrementa la presión sobre este acuífero estratégico. “La población se duplica cada 30 años. Sin este proyecto (de rellenar el lago), la situación será terrible”, dice a la agencia AFP.

En las verdes colinas del norte de Israel, operarios cavan zanjas para enterrar los kilómetros de canalizaciones que unirán el lago con las gigantescas plantas desalinizadoras.

Cuando el agua circule por la canalización aportando el excedente de las plantas de desalinización en el centro (de Israel), podremos elevar el nivel del lago de Tiberíades, que se convertirá en una reserva operativa”, celebra Ziv Cohen, ingeniero de la compañía nacional de agua de Israel, Mekorot, que supervisa parte de las obras.

El proyecto presupuestado en 1000 millones de séquel (290 millones de euros, 310 millones de dólares) permitirá de ahora a finales de año invertir la tendencia y revivir de algún modo esta antigua presa natural.

Contradicciones

Para llegar hasta aquí, Israel tuvo que invertir masivamente en los últimos años en tecnologías de desalinización, una experiencia usada después en las negociaciones para normalizar las relaciones con los países árabes de la región enfrentados a la misma carencia de agua.

“En el espacio de 15 años, Israel ha pasado de ser un país deficitario en agua a ser un país en estado de abundancia, lo que es fenomenal ”, dice David Muhlgay, director general de la sociedad Omis Water, que explota una planta desalinizadora en Hadera.

El complejo transforma 137 millones de metros cúbicos de agua salada en agua potable cada año, lo que supone un 16% del agua potable de todo el país. Y su capacidad puede alcanzar los 160 millones de metros cúbicos anuales, asegura Muhlgay.

Pero para desalinizar el agua, la fábrica construida a orillas del Mediterráneo necesita una cantidad colosal de energía. Como la producción hidroeléctrica y nuclear israelí no basta para satisfacer esta demanda, el país cuenta con centrales de carbón y gas , algunas situadas a dos pasos de la planta de Omis Water.

“Actualmente, no me puede abastecer con energía renovable”, admite Muhlgay, consciente de las contradicciones de adaptarse a la crisis climática con una desalinización a expensas de un fuerte gasto energético.

¿Paz por agua?

Este dominio israelí en materia de desalinización suscita envidia y un acercamiento con los países árabes como Emiratos Árabes Unidos, Baréin o Marruecos, con quienes normalizaron relaciones desde 2020.

La planta de Omis Water recibió la visita de una delegación marroquí. Y la matriz de la sociedad, IDE, envió a su vicepresidente a Emiratos Árabes.

“Todo el mundo se enfrenta a una escasez de agua, con lo que favorecer el acceso al agua puede permitir resolver algunos problemas”, afirma David Muhlgay.

Esta innovación no permitió atenuar el conflicto con los palestinos, que también tiene sus derivadas en el repartimiento de los recursos acuíferos, apunta Ayman Rabi, director ejecutivo del Palestinian Hydrology Group, una ONG que trata esta cuestión.

Israel controla los principales acuíferos de Cisjordania ocupada, territorio palestino situado a orillas del mar de Galilea.

Conforme a los acuerdos de paz firmados en Oslo en los años 1990, Israel revende el agua a los palestinos, pero la distribución no ha seguido el ritmo del crecimiento demográfico.

Para superar esta situación, los palestinos se han pasado a cultivos con menos necesidad de riego y se esfuerzan en recuperar el agua de lluvia.

“Por supuesto, ellos (los israelíes) se presentan como exportadores de agua, pero no creo que esto tenga impacto en los palestinos”, protesta Rabi.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Refugiados climáticos: Millones huyen del clima sin tener un lugar que los reciba

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.