El país más pobre de Europa elegirá presidente entre prorruso y europeista

Agencia EFE
·4  min de lectura

Moscú, 31 oct (EFE).- Moldavia, el país más pobre de Europa, elegirá mañana, domingo, presidente entre los partidarios de forjar una alianza con Rusia, que cuentan con su granero en el mundo rural y los nostálgicos de la Unión Soviética, y aquellos que apoyan la vía europea, política respaldada por los más jóvenes y los emigrantes.

El domingo se repetirá el mismo duelo que en 2016. Entonces, el comunista reconvertido en socialista Ígor Dodon se hizo con la victoria por escaso margen (66.000 votos).

Dodon ha dedicado los últimos cuatro años a restablecer los vínculos con el Kremlin, pero ha descuidado las relaciones con la Unión Europea (UE) y, especialmente, con sus vecinos, Rumanía y Ucrania.

La liberal Maia Sandu, una europeísta convencida que trabajó para el Banco Mundial, vuelve a la carga con la experiencia que le otorga haber sido primera ministra, aunque sólo durante unos pocos meses.

SEGUNDA VUELTA

Las encuestas otorgan una ligera ventaja a Dodon, cuyo partido, los socialistas, es el que cuenta también con más escaños en el Parlamento.

No obstante, al igual que hace cuatro años, todo apunta a que el ganador se decidirá en una segunda vuelta.

Dodon se presenta con el garante de la estabilidad frente a los cataclismos que han sacudido el espacio postsoviético en los últimos meses: protestas en Bielorrusia, disturbios en Kirguistán y una guerra en marcha en Nagorno Karabaj.

Su hándicap es la crisis económica y una de sus principales causas, el coronavirus. La economía sufrió en el segundo trimestre la mayor contracción en los últimos 20 años.

Mientras, Sandu es la imagen del cambio. Ha propuesto un ambicioso programa económico para alentar la iniciativa empresarial, promover el retorno de los cientos de miles de emigrantes que trabajan en la UE y sacar al mundo rural de su atraso secular.

Aunque su principal credencial es la lucha contra la corrupción, lacra que persigue a los liberales desde hace años y que propició la llegada al poder de Dodon hace cuatro años, y su decisión de dar la espalda a los oligarcas, el principal de los cuales, Vladímir Plahotniuk, se encuentra en el exilio en busca y captura internacional.

RUSIA VERSUS UE

Moldavia escenifica desde hace años mejor que ningún otro país la cruenta partida geopolítica que Rusia y Occidente libran por el control del espacio postsoviético.

Dodon llegó al poder con un mensaje claro: Rusia debe ser el principal aliado político y socio comercial de Moldavia. Y cumplió a rajatabla con su promesa, ya que ha visitado asiduamente Moscú, donde ha sido recibido con los brazos abiertos por el presidente ruso, Vladímir Putin, del que es un confeso admirador.

Además de pedir públicamente el voto en favor de Dodon, el líder ruso le ha correspondido con inversiones, créditos y la reapertura del mercado nacional para el vino moldavo, una de las principales fuentes de ingresos para el país.

Sandu cuenta con el respaldo de Bruselas y Washington, quienes no dudaron en apoyar su nombramiento en 2019 como primera ministra.

La candidata opositora ha acusado al presidente de condenar al país al aislamiento internacional al congelar las relaciones con la UE, aunque Dodon nunca llegó a cumplir su amenaza velada de denunciar el Acuerdo de Asociación, lo que podía haber agravado la división en el país, como ocurrió en la vecina Ucrania.

Según los analistas locales, en tiempos de coronavirus, con las economías europeas bajo una presión sin precedentes, existen más posibilidades de que Moldavia reciba créditos de Moscú que de Bruselas, lo que podría jugar en contra de las opciones de Sandu.

Otro de los ases en la manga de Sandu es Rumanía, país vinculado con Moldavia por un pasado común y estrechos lazos culturales. Sin apoyar abiertamente la unificación, antigua aspiración de algunos sectores nacionalistas, ha defendido la celebración de un referéndum, aunque sólo un 25 % de los moldavos apoyaría el sí.

Sandu espera que, en caso de que haya segunda vuelta, la mayoría europeísta apoye su candidatura.

¿TAMBORES DE REVOLUCIÓN?

Rusia contribuyó a elevar la temperatura de la campaña electoral al denunciar supuestos planes de EEUU de patrocinar una "revolución de color" en Moldavia debido a su animadversión hacia Dodon.

Moscú ya acusó a la UE y a EEUU de apoyar las multitudinarias protestas antigubernamentales en Minsk con el fin de derrocar al autoritario presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko.

Sandu, que ha denunciado presuntos planes de fraude por parte de las autoridades, advirtió que, de detectarse manipulaciones, llamará sus partidarios a defender su victoria en las calles. EFE

io/cae/fss/fpa

(c) Agencia EFE