El país europeo al que el 2023 le ha traído un cambio de moneda

Monedas de euro
Monedas de euro

Monedas de euro

La entrada al 2023 será recordada en Croacia. El nuevo año ha traído al país cambios que marcarán un antes y un después en su historia: ha adoptado el euro como moneda oficial y ha pasado a formar parte del espacio Schengen de libre circulación.

De esta forma, una década después de su ingreso en la Unión Europea, el país balcánico ha dejado atrás su anterior moneda, la kuna, para convertirse en el vigésimo estado que conforma la eurozona (sin contar otros seis territorios que también utilizan el euro: Andorra, Ciudad del Vaticano, Mónaco, San Marino, Montenegro y Kosovo).

Los primeros billetes de la moneda europea que han comenzado a circular en el país croata fueron retirados de un cajero automático por el ministro de Finanzas, Marko Primorac, y el gobernador del Banco Nacional (BNC), Boris Vujcic, en un acto simbólico en el centro de Zagreb pocos minutos después de que se iniciara el nuevo año.

No obstante, hasta el 14 de enero se extenderá un periodo de transición el que se podrá seguir pagando tanto con kunas como con euros, aunque hasta finales de 2023 será obligatorio que los precios de los bienes y servicios se indiquen en ambas monedas para que los ciudadanos se familiaricen con el tipo de cambio.

Por otro lado, los croatas tendrán hasta finales de 2023 para canjear de forma gratuita las kunas por euros en cualquier banco del país. El cambio establecido es de 7,53450 kunas por euro.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Croacia entra en el espacio Schengen

Además del cambio de moneda, la otra novedad con la que Croacia inicia el año 2023 es su entrada en el espacio Schengen. En consecuencia, a las 0:00 del día 1 de enero se retiraron los controles en 73 pasos de las fronteras de Croacia con Eslovenia y Hungría, convertidas ya en lindes internas de Schengen.

El ministro del Interior croata, Davor Bozinovic, y su homóloga eslovena, dieron la bienvenida al nuevo año levantando conjuntamente la barrera del paso Bregana-Obrezje, fronterizo entre Eslovenia y Croacia.

“Hemos abierto aquí las puertas a la Europa sin fronteras. Esta noche celebramos un nuevo día, un nuevo año, una nueva Europa con Croacia en Schengen”, subrayó Bozinovic en la breve ceremonia televisada.

En ese sentido, la zona Schengen pasa a extenderse a una población total de 420 millones de personas que podrán viajar libremente y sin controles fronterizos. Se trata de la octava ampliación de esta alianza constituida en 1985, aunque es la primera en once años.

Los controles marítimos y terrestres ya han quedado levantados, aunque no así la vigilancia interna en los aeropuertos, ya que este hito no llegará hasta el 26 de marzo de 2023 para hacerlo coincidir con los tiempos marcados desde la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR