Estamos en el país donde se cumplen los sueños. Boxeadores cubanos disfrutan de libertad y van por más victorias

·3  min de lectura

Cuando llegaron a la frontera con Estados Unidos, Kevin Brown y Herich Ruiz se miraron uno al otro y dijeron que habían ganado una pelea más. Después de una travesía desde Ecuador que les tomó exactamente un mes y dos días, los dos boxeadores cubanos habían llegado a su destino.

Luego de un periplo peligroso, como suelen hacer miles de sus compatriotas, llegaron a la frontera de México con Estados Unidos y se entregaron a las autoridades de inmigración en Texas, donde fueron procesados y posteriormente liberados.

“Cruzamos muchas fronteras, pero no tuvimos grandes problemas’’, relató Brown. “Estábamos esperando papeles en Ecuador, pero no queríamos perder tiempo. El tiempo era nuestro enemigo. Nada ni nadie podía detenernos. Teníamos muchas ganas de llegar a este país y comenzar nuestras carreras lo antes posible’’.

Ahora ambos se encuentran en la ciudad de Port Arthur, donde reside Odelis Herrero Castillo, padre de Brown, quien les abrió las puertas y será, así como el nombre del pueblo, el puerto desde donde debe comenzar la travesía profesional de los dos prospectos.

Lo principal ahora es regularizar por completo su situación migratoria en los Estados Unidos, pero Brown y Ruiz comenzarán a entrenar durante los próximos días, porque saben que ya han despertado interés en varias empresas de promoción deseosas de trabajar con ellos.

“Cuando vi el puesto fronterizo me dio mucha alegría porque estamos en el lugar donde se debe estar para que los sueños se cumplan’’, apuntó Ruiz, quien tiene un hermano en este país. “Nuestra meta es llegar a ser campeones del mundo. Uno toma esta decisión de dejarlo todo atrás y arriesgar los cruces de fronteras porque cree en el futuro’’.

Cuando llegaron a la frontera con Estados Unidos, Kevin Brown y Herich Ruiz (I) se miraron uno al otro y dijeron que habían ganado una pelea más. Después de una travesía desde Ecuador, los dos boxeadores cubanos llegaron a su destino
Cuando llegaron a la frontera con Estados Unidos, Kevin Brown y Herich Ruiz (I) se miraron uno al otro y dijeron que habían ganado una pelea más. Después de una travesía desde Ecuador, los dos boxeadores cubanos llegaron a su destino

Campeón mundial juvenil en Ereván, Armenia, en 2012, el camagüeyano Brown se fugó antes de que iniciara el torneo en Ecuador durante una escala en Panamá y como ya se espera en estos casos la prensa cubana calificó su partida como un “desleal atentado al compromiso asumido con el equipo’’.

En los últimos años, Brown había protagonizado una rivalidad deportiva con Roniel Iglesias al que llegó a superar en algunos combates, pero al igual que Ruiz, veía en lo posible el avance -con sus luces y sombras- de otros cubanos que vienen creciendo en el profesionalismo como Giovanny Bruzón, Frank Sánchez, Yoelvis Gómez o el doble campeón olímpico Robeisy Ramírez.

“Mi padre había llegado a Estados Unidos desde noviembre pasado cuando yo participaba en un campeonato mundial’’, agregó Brown. “Esto era algo que habíamos conversado. Volver a verlo, abrazarlo aquí me dio una alegría enorme. Un padre es algo muy grande, una luz en la vida’’.

Por su parte, Ruiz -medallista de bronce en el mundial de boxeo en Serbia 2021 sí vio acción en el campeonato continental y escapó después del pesaje para su pelea ante el estadounidense Arjan Iseni, lo que también desató la crítica de los jerarcas deportivos cubanos.

Natural de Isla de la Juventud en la categoría de 86 kilogramos, Ruiz era visto como un seguro ganador de presea en la cita continental, al igual que Brown, otra figura con mucha proyección que había combatido y vencido a los mejores de la división welter a nivel doméstico en el potente boxeo amateur.

Estando en camino hacia los Estados Unidos, los dos supieron de la polémica decisión de dejar fuera del debut profesional de la escuadra cubana al campeón olímpico Andy Ruiz, quien no viajó al evento celebrado en Aguascalientes, México, por un supuesto “bajo rendimiento’’.

“Nos sorprendió la decisión de no incluir a Andy, aunque Herich me advertía que no lo iban a dejar ir’’, indicó Brown. “¿Cómo vas a dejar fuera de algo tan esperado al mejor boxeador de Cuba? Al hacer eso, me demostraron que son capaces de todo, que no les importa nada ni nadie, solo el prestigio de ellos’’.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.