Píparo: los jóvenes atropellados no habrían participado del robo a la diputada y su esposo

LA NACION
·5  min de lectura
Los jóvenes que atropelló el marido de Carolina Píparo no habrían participado del robo a la diputada provincial
Fuente: Archivo

La justicia penal platense tiene "prácticamente descartado" que los dos motociclistas que fueron atropellados durante la madrugada de Año Nuevo en La Plata por Juan Ignacio Buzali, marido de Carolina Píparo, hubiesen participado del asalto del que fuera víctima pocos minutos antes la legisladora bonaerense.

Así lo explicaron a LA NACION fuentes judiciales. Los voceros consultados sostuvieron que, por el momento, "no hay absolutamente ningún indicio" que relacione al herido conductor de la moto, de 23 años, y a su acompañante, de 17, con el robo a Píparo, al tiempo que informaron que la fiscal del caso, María Eugenia Di Lorenzo, cuenta con un video en el que se ve a tres posibles autores de ese asalto, que aún no fueron identificados.

La fiscal Di Lorenzo investiga tanto el robo a Píparo como las lesiones sufridas por los jóvenes motociclistas embestidos por Buzali cuando, acompañado por su esposa, persiguió a quienes identificó como supuestos autores del asalto. El marido de Píparo fue notificado de que hay un expediente abierto que se investiga como lesiones culposas. Aún no fue imputado, pero su situación judicial aparece más complicada. Los abogados de los dos motociclistas heridos pidieron, incluso, el arresto de Buzali.

"Cuando se termine de analizar toda la prueba (declaraciones testimoniales, peritajes y filmaciones) se tomara una decisión respecto al conductor del auto [por Buzali]. Por el momento no está formalmente imputado", dijeron a LA NACION fuentes judiciales.

Robo. Los ladrones que hicieron estallar un cajero se llevaron $3.000.000

La fiscalía ordenó el allanamiento del centro de monitoreo de imágenes de las cámaras de seguridad municipales de La Plata, para obtener toda la secuencia de la persecución a los motociclistas, que estaban acompañados por amigos que circulaban en otras cinco motos.

El hecho ocurrió en la madrugada de Año Nuevo en La Plata. La diputada bonaerense aseguró hoy por medio de un comunicado de prensa que tanto ella como su esposo se encuentran "a disposición de la Justicia" y que será esa instancia la que determine lo que sucedió con el robo y con el hecho posterior, al que definió como un "accidente".

Caso Píparo: así fue la persecusiónAsí fue la persecución en La Plata

Por su parte, los abogados de los dos motociclistas atropellados solicitaron al Juzgado de Garantías N° 5 de La Plata, a cargo de Marcela Garmendia, que ordene la detención Buzali al sostener que existen "peligros procesales".

Los representantes legales de los heridos solicitaron, además de la detención de Buzali, "el urgente cambio de calificación al delito de doble homicidio en grado de tentativa por entender esta parte que el señor Buzalli ha tenido una clara intención de causar la muerte del señor I.C -identificado solo con las iniciales por tratarse de un menor de 17 años- y del señor Luis Lavalle", de 23 años.

En ese escrito al que accedió LA NACION, se señaló que "la sed de venganza y la ira que se había apoderado de Buzalli, al considerarlos autores del robo que había sufrido él y su esposa". Para la Justicia se trata de dos eventos separados, ya que por un lado se encuentra el asalto sufrido por Píparo -cuyos autores aún no fueron atrapados-, mientras que la persecución y embestida a los motociclistas se produjo cuando el matrimonio -luego de conversar con policías en la escena del robo- se dirigía a formalizar la denuncia en la comisaría 1a. y se encontró en el camino con un grupo de motociclistas al que habrían confundido con losseis motochorros que asaltaron a la legisladora poco después de las 2, frente a la casa de su suegro.

Rosario: crímenes narco en ascenso y cada vez más cruentos

"Ellos (por Píparo y su esposo) entendían, equivocados o no, que se trataba de las personas que habían cometido el robo", dijo Fernando Burlando, defensor de la pareja.

En ese asalto, Píparo fue despojada de $ 20.000, un teléfono iPhone y elementos de alto valor sentimental, ya que se trataba de recuerdos de su hijo fallecido pocos días después de una operación cesárea de emergencia realizada cuando Píparo recibió disparos en una salidera bancaria ocurrida el 29 de julio de 2010. El celular de la legisladora fue recuperado al ser encontrado en la calle por una pareja.

La opinión de Píparo

En un comunicado de prensa, la legisladora provincial habló sobre la situación que vive en estos días: "Hoy escribo con dolor por lo que me tocó vivir estos últimos días. Volver a ser víctima de un robo a mano armada, con seis delincuentes rodeando tu auto, es vivir de nuevo una pesadilla. Que eso ocurra a dos horas de haber comenzado un nuevo año, le agrega una carga emocional más fuerte aún. Como ya conté, después del robo, cuando nos dirigíamos a hacer la denuncia, vimos a las personas que para nosotros nos habían asaltado, pretendimos ayudar a que la policía los encuentre y que no le pase a otra persona lo que me había ocurrido a mí, y es ahí cuando tuvimos un accidente en el que dos personas resultaron heridas y una tuvo que recibir lamentablemente cinco puntos de sutura".

La secuencia de acontecimientos de esa madrugada del pasado viernes derivó, además, en cruces políticos entre representantes del kirchnerismo -los concejales platenses del Frente para la Victoria reclamaron la renuncia de Píparo al cargo municipal en la oficina de asistencia a víctimas- y la diputada provincial de Juntos por el Cambio. Píparo expuso su posición en el comunicado de prensa.

"El gobernador y, sobre todo, el ministro de Seguridad [por Sergio Berni] muestran mezquindad política y personal. No solo no se liberan la totalidad de mis llamados al 911, sino que entregan solo dos y casi 72 horas después permitiendo así que se ponga en duda la veracidad de lo que me pasó: un delito violento en manada y de noche. "so sin mencionar los que aprovechan para hacer politiquería pidiendo mi renuncia", aseguró Píparo.