“Pérdidas sistemáticas”: la advertencia sobre la Argentina por el impacto del cambio climático en los países del G-20

·4  min de lectura
El lecho expuesto del río Paraná Viejo, un afluente del río Paraná, durante una sequía en Rosario, Argentina, en julio de 2021
El lecho expuesto del río Paraná Viejo, un afluente del río Paraná, durante una sequía en Rosario, Argentina, en julio de 2021

Los países del G-20, incluida la Argentina, enfrentarán en las próximas tres décadas las consecuencias del impacto del cambio climático en sus economías, con una disminución del 8,2% del PBI del país, si no se reducen de forma inmediata las emisiones de gases de efecto invernadero, según un informe publicado hoy, de cara a la COP26 que comenzará este domingo en Glasgow, Escocia.

El Atlas de Impactos Climáticos del G-20 publicado por el Centro Euromediterráneo de Cambio Climático (CMCC, principal centro investigación italiano sobre el calentamiento), la primera investigación de este tipo, proyecta los efectos devastadores que tendrán el aumento de las temperaturas y la variación del clima en las principales economías mundiales a través de estimaciones científicas, en tanto se continúe emitiendo al mismo ritmo que hasta ahora.

“Girls night in”: el boicot de las británicas por los “ataques con agujas” y la alteración de bebidas alcohólicas

Además, analiza los escenarios en niveles bajos, medios y altos de emisiones. Las industrias que más riesgo corren son la agricultura y el turismo, y los sectores costeros.

La Argentina “podría experimentar pérdidas sistemáticas e impactos negativos en el crecimiento debido al cambio climático. Las pérdidas del PBI a mediados de siglo podrían ser de hasta un 2,8% del PBI en un escenario de altas emisiones. Para fines de siglo, se prevé que el PBI disminuya en un 2,5% en un escenario de bajas emisiones y un 8,2% del PBI en un escenario de altas emisiones”, dice el reporte.

“Con el 47% de la tierra utilizada para la agricultura y casi el 7% del PBI producido por la agricultura, la silvicultura y la pesca, los impactos del cambio climático en la agricultura presentan un riesgo significativo para la economía en general”, agrega.

El efecto del cambio climático en el país es tangible y se hizo sentir con fenómenos que ocurrieron durante el año: el río Paraná bajo una crisis hídrica en la que alcanzó su bajante histórica con la mayor sequía en 77 años, la temporada de esquí afectada por falta de nieve, los incendios forestales intensificados por el cambio en las temperaturas.

Maduro llama “imbécil” y “neonazi” a Bolsonaro por vincular la vacuna del coronavirus con el sida

El aumento de las temperaturas y las olas de calor podrían generar sequías aún más graves, amenazando los cursos de agua necesarios para la agricultura y potenciando la posibilidad de incendios mortales, indica el informe.

“Se espera que la probabilidad de sequías severas en la Argentina aumente en 15,9%, 17,9% y 21,9% (2040-2059) en un bajo, medio y alto escenarios de emisiones. Del mismo modo, si las temperaturas aumentaran en 1,5°C, 2°C o 4°C, se espera que la frecuencia de sequías hidrológicas aumente en un 11%, 12,2% y 13%, respectivamente”, detalla el estudio.

Bajante del río Paraná
Marcelo Manera


La bajante del río Paraná impacta en varios aspectos relacionados con la vida en el rio, la isla y la ciudad de Rosario. La comunidad de pescadores de El Espinillo frente a Rosario, en las islas entrerrianas, sufre la falta de agua al quedar totalmente seco los canales que usaban para trasladarse hasta sus viviendas y ver afectada su actividad pesquera. (Marcelo Manera/)

Si las emisiones no se redujeran en forma urgente, la investigación advierte que para 2050 la Argentina, Brasil e Indonesia sufrirán olas de calor que durarían 60 veces más que ahora.

“Desde las sequías, las olas de calor y el aumento del nivel del mar, hasta la disminución de los suministros de alimentos y las amenazas al turismo, estos resultados muestran la gravedad del cambio climático que afectará a las mayores economías del mundo, a menos que actuemos ahora”, dijo Donatella Spano, miembro de la CMCC y coordinadora de la investigación.

Etiquetado frontal: cómo funciona la ley en Chile y Uruguay

“Como científicos, sabemos que solo una acción rápida para atajar las emisiones y adaptarse al cambio climático limitará los graves impactos del mismo. En la próxima cumbre, invitamos a los gobiernos del G-20 a que escuchen a la ciencia y pongan al mundo en la senda de un futuro mejor, más justo y más estable”, agregó.

La solución para evitar el pronóstico recae en que las economías adopten los compromisos asumidos en el Acuerdo de París, firmado en 2015, donde acordaron limitar el calentamiento global “muy por debajo” de los 2°C por encima de los niveles preindustriales, y esforzarse para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5°C.

Ya lo había anunciado el último informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC). El mundo necesita reducir a la mitad las emisiones durante la próxima década y alcanzar la neutralidad en carbono -reducir las emisiones de las principales actividades al tiempo que se absorbe carbono de forma equivalente y compensatoria- a mediados de siglo para poder limitar las temperaturas globales. El futuro de los planes de mitigación, adaptación y financiamiento decisivos para logarlo están en juego en la COP26 que comenzará el próximo domingo en Glasgow.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.