Pánico en China: un hombre atropelló, acuchilló y mató a once personas en una plaza

LA NACION

PEKÍN.- La ciudad de Hengyang, en el sur de China , está en alerta luego de que una persona embistiera con un auto a un grupo de gente en una plaza y luego atacara a sus víctimas con un cuchillo y una espada. Por el incidente, hubo once muertos y más de 40 heridos.

En un episodio que tiene antecedentes en Occidente pero que hasta ahora no se había dado del otro lado del mundo, el atropellamiento ocurrió ayer por la tarde en Mishui, parte de la ciudad de Hengyang en la provincia de Hunan. El atacante, de apellido Yang, es un hombre que buscó "vengarse" por condenas criminales anteriores, según dijo el Gobierno hoy.

Varios videos publicados por medios estatales mostraron imágenes de la tragedia en las que podían verse varios cuerpos dispersados por la calle.

Yang, quien fue detenido, tiene un largo historial criminal con condenas previas por vender drogas, robar y atacar a personas, lo que lo llevó a querer "vengarse de la sociedad". Según el diario Beijing News, nació en Hengdong en 1964 y estuvo mucho tiempo en la cárcel.

La Policía abrió una investigación sobre lo ocurrido, sin precisar por el momento si había actuado de forma intencionada. No hubo indicios de que el ataque estuviera relacionado con el terrorismo.

A finales de julio, una mujer, que perdió el control de su coche, atropelló a una multitud de peatones y de ciclistas en la ciudad de Hangzhou, este de China, y provocó dos muertos y 13 heridos.

Agencias Reuters y AFP