Pádel ilegal en cuarentena: sospechan que los partidos empezaron hace un mes

Gabriel Di Nicola

Los partidos de pádel que se jugaban en una sede del Club Atlético Pilar en pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) no solo se habrían disputado el último fin de semana. A partir de una primera reconstrucción que hicieron los investigadores, una suerte de "torneo" habría comenzado allí hace un mes, cuando la cuarentena dispuesta por el gobierno nacional para prevenir la propagación del Covid-19 ya estaba vigente.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. La causa, a cargo del juez federal de Campana, Adrián González Charvay, tiene a 16 personas imputadas de haber violado el artículo 205 del Código Penal, que establece una pena de seis meses y dos años de prisión para el que "incumpla las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia", en este caso, el coronavirus.

Entre los imputados está el hasta ayer secretario general y de Economía de la Municipalidad de Tigre, Fernando Lauría, que renunció después de que se hiciera público el escándalo, y el tesorero de River Plate, Ignacio Amui.

Pero las consecuencias de la violación de la cuarentena también llegaron al gobierno porteño. El hasta ayer subsecretario de Deportes, el extenista Luis Lobo, presentó su renuncia después de que el diario digital Pilar de Todos publicara que había estado en la sede de Ruta 8 del Club Atlético Pilar (las canchas de tenis y de pádel están concesionadas a una empresa privada), pero que se retiró poco antes de que comenzara el allanamiento de la Gendarmería Nacional.

Escándalo por un partido de pádel: renunció el subsecretario de Deportes de la Ciudad, Luis Lobo

Lobo no está entre los imputados por el juez González Charvay. Lo mismo sucede con el exministro del Interior Rogelio Frigerio, que fue mencionado en la misma nota de Pilar de Todos y señalado por el presidente del club de Pilar, Marcelo Pérez.

"Ni Lobo ni Frigerio están imputados. Su situación procesal puede cambiar si aparecen en las filmaciones de las cámaras de seguridad que comenzaron a ser analizadas por peritos de la Gendarmería Nacional", dijo una fuente con acceso al expediente.

Los discos rígidos de las cámaras de seguridad del Club Atlético Pilar tienen capacidad para almacenar imágenes de hasta ocho días; eso es lo que se analizará, a contar a partir del allanamiento de la Gendarmería Nacional.

"Por algún comentario que escuchamos el día del allanamiento [anteayer] calculamos que los partidos comenzaron hace un mes", dijo un detective que participa de la investigación.

Con las filmaciones de las cámaras de seguridad, los investigadores judiciales esperan identificar a otros jugadores y los vehículos en que se movilizaban.