''Pá, me voy a morir, me duele mucho'', le dijo a su padre el chico baleado en un supermercado

LA NACION